Desde 1995 un total de 348 periodistas están en prisión - Ozam Kose/ AFP

El número de periodistas asesinados se eleva a 63, un 8% más que en 2017

Publico.es – París 

Desde 1995 un total de 348 periodistas están en prisión - Ozam Kose/ AFP
Desde 1995 un total de 348 periodistas están en prisión - Ozam Kose/ AFP

Reporteros Sin Fronteras registra la cifra más alta en tres años. En total, 702 profesionales del mundo de la comunicación han sido asesinados desde 2008.

En 2018, 63 profesionales de los medios de comunicación fueron asesinados en el mundo, un 8% más que en el año anterior, un incremento que acaba con cinco años de descensos, según el informe anual publicado este martes por Reporteros Sin Fronteras (RSF), que denunció una degradación de la libertad de prensa.

Con esa cifra, la más alta en tres años, se registran 702 periodistas profesionales asesinados en diez años, con un pico de 87 en 2012, momento en el que comenzó una bajada que tuvo su punto más bajo el año pasado, con 55.

Balance 2018 RSF by on Scribd

Si se añaden los reporteros no profesionales, muy presentes en países donde más limitada está la información, y los colaboradores, esenciales para el trabajo periodístico, el número de asesinatos se elevó en 2018 a 80, un 8% más respecto a 2017, el nivel más bajo de la década en esa macabra estadística.

«La violencia contra periodistas alcanza un nivel inédito este año. Todos los registros son alarmantes», indicó el secretario general de RSF, Christophe Deloire.

El informe anual, que la ONG publica desde 1995, agrega que 348 periodistas están en prisión por actividades ligadas a su oficio, un 7% más, y que otros 60 están secuestrados, un 11% más interanual.

Deloire denunció que el odio lanzado contra los reporteros por diferentes lideres políticos o empresarios «se ha traducido en un incremento inquietante» de los ataques, un fenómeno que se amplifica en las redes sociales.

La organización indicó que, aunque los principales escenarios de los asesinatos fueron Afganistán (15 muertos) y Siria (11), el 45% de ellos cayeron en países que no están en conflicto, con especial atención a México, donde 9 perdieron la vida.

Los «depredadores de la libertad de prensa son numerosos» en México, sobre todo contra periodistas que cubren asuntos relacionados con la corrupción política y el crimen organizado, blanco de intimidaciones y agresiones, cuando no asesinatos, señala el balance.

«La impunidad, vinculada a la corrupción generalizada que reina en el país, alcanza un nivel récord y alimenta el círculo vicioso de la violencia», añade RSF, que denuncia que las medidas de protección de los periodistas son «insuficientes e ineficaces».

En esta lista sobresale Estados Unidos con 6 periodistas asesinados, ligados al sangriento tiroteo contra la redacción del Capitol Gazette en junio, el mayor ataque contra un medio en la historia del país, cometido por un hombre que durante seis años acosó a los trabajadores del mismo a través de Twitter.

RSF indicó que el asesinato del checo Jan Kuciak y del saudí Jamal Khashoggi «han evidenciado la determinación, sin límites, de los enemigos de la libertad de prensa», y recordó que 49 de los asesinados en el mundo estaban en el objetivo de sus asesinos, mientras que los otros 31 murieron en el ejercicio de sus funciones.

Las prisiones incrementaron un 7% el número de reporteros encarcelados por su oficio, hasta los 348, debido a que el número de los «no profesionales» entre rejas aumentó un 40%.

RSF indicó que los regímenes más represores han «amordazado durante años la prensa tradicional», por lo que ahora se centran más en perseguir a «ciberreporteros» y otras formas de información.

Entre los países donde se ha observado este fenómeno figuran China, Arabia Saudí, Egipto o Irán. China es la principal prisión para periodistas, con 60 encarcelados, diez de ellos en peligro de muerte, según RSF; le siguen Egipto con 38, Turquía con 33 y Arabia Saudí e Irán con 28 cada uno.

El último capítulo del informe lo ocupan los periodistas que son rehenes, 60, otro indicador en ascenso de un 11%.

Pese a la caída del grupo yihadista Estado Islámico (EI), este sigue siendo el principal responsable de los secuestros, 21, repartidos entre Irak y Siria, país que cuenta con más secuestros, 31, frente a los 17 de Yemen y los 11 de Irak.

Solo un rehén está fuera de Oriente Medio, en manos del autoproclamado gobierno autónomo de Donetsk, en el este de Ucrania.

Si el Mecanismo de Protección se queda sin recursos, 702 periodistas y defensores dejarían de contar con medidas de seguridad. Cuartoscuro

Un estudio indica que en México, 9 de cada 10 periodistas se han sentido alguna vez amenazados o en riesgo

Animalpolitico.com – Manu Ureste –  25/09/2018

Si el Mecanismo de Protección se queda sin recursos, 702 periodistas y defensores dejarían de contar con medidas de seguridad. Cuartoscuro
Si el Mecanismo de Protección se queda sin recursos, 702 periodistas y defensores dejarían de contar con medidas de seguridad. Foto: Cuartoscuro

En lo que van del año suman siete los periodistas asesinados, 45 en el actual sexenio, y 118 desde el año 2000. Los principales agresores de periodistas, por encima incluso de grupos del crimen organizado y la delincuencia, son funcionarios públicos.

En México, 8 de cada 10 periodistas denuncian haber sido intimidados en al menos una ocasión por la publicación de una nota, entrevista, o reportaje crítico que incomodó a alguien. Mientras que el 77% ha sido objeto de acoso; el 65% sufrió amenazas, el 34% padeció violencia física, y el 29% fue privado de su libertad. De hecho, el 90% de los periodistas creen que se encuentra en mayor riesgo que el resto de la población mexicana solo por ejercer su trabajo.

Esta es una radiografía del estado en el que se encuentra la profesión periodística en México, uno de los países más violentos del orbe para ejercer la labor de informar, y que hace tan solo cuatro días, el pasado 21 de septiembre, añadió otro periodista más a la lista negra de comunicadores asesinados en la que ya suman siete en 2018, 45 en el actual sexenio de Peña Nieto, y 118 desde el año 2000.

Estos datos fueron documentados por el Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (Casede), que realizó una encuesta a 220 periodistas y defensores de derechos humanos en 20 entidades, la cual fue incluida en el informe Avances y tareas pendientes para el fortalecimiento de la libertad de expresión en México.

Otro resultado a destacar de la encuesta es que casi 7 de cada 10 periodistas consultados opina que los medios de comunicación a nivel local no pueden expresarse o informar libremente sin temer agresiones en su contra; por lo que en ocasiones recurren a la censura de contenidos.

Los temas más censurados, según dijo el 73% de los periodistas, son aquellos relacionados con gobierno, actores políticos, o funcionarios públicos.

Este dato está directamente relacionado a otro punto que subraya la encuesta: que los principales agresores de periodistas, por encima incluso de grupos del crimen organizado y la delincuencia, son funcionarios públicos.

El 40% de los comunicadores encuestados dijo que, en 2017, sufrió al menos una agresión de funcionarios, principalmente policías estatales o municipales. Les siguen, con el 37%, el crimen organizado; y el 16%, la policía federal o el Ejército.

En cuanto a los lugares donde se agreden a periodistas, el estudio de Casede señala que el 30% de los reporteros que dijeron haber sufrido alguna agresión fue en la calle, o cuando transitaban por una carretera; el 30%, a través de medios electrónicos o telefónicos; el 17% en el lugar de trabajo; y el 3% en su domicilio.

El botón de pánico no siempre sirve

El informe de Casede también incluye un análisis de qué tan efectivas están siendo dos herramientas creadas para, en teoría, proteger a periodistas y defensores de derechos humanos: el Mecanismo de Protección, creado en junio de 2012, y la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), que fue creada en julio de 2010.

Sobre el Mecanismo, el informe apunta que, desde 2012 a mayo de este año, suman 685 personas que buscaron la protección del estado, en la mayoría de los casos, el 54%, porque sufrieron amenazas; fueron víctimas de agresiones físicas (25%), o resultaron privadas de su libertad (21%).

Ante esas agresiones, entre 2012 y 2018, el Mecanismo de Protección, que depende de la Secretaría de Gobernación (Segob), otorgó 4 mil 523 medidas de protección. De éstas, una de cada cuatro fue botones de pánico. Mientras que otra medida recurrente fueron los patrullajes de policía.

Sin embargo, el informe subraya que las medidas no siempre evitan las agresiones. De hecho, en los últimos cuatro años, 156 personas que estaban inscritas a este Mecanismo sufrieron ataques a pesar de tener la vigilancia y protección del Estado.

En algunos casos, como el del periodista veracruzano Cándido Ríos, adscrito al Mecanismo desde 2013, de nada sirvió el botón de pánico ni las cámaras de seguridad instaladas para protegerlo: varios impactos de bala acabaron el pasado mes de julio con la vida del corresponsal del Diario de Acayucan.

Y lo mismo sucedió con Rubén Pat, director del semanario  adscrito al Mecanismo y acribillado a balazos en Playa del Carmen, Quintana Roo.

Sara Mendiola, directora de CIC-Propuesta Cívica, organización civil que participó en la presentación del informe, señaló además que los botones de pánico no siempre funcionan.

“Los botones de pánico muchas veces no funcionan, o a veces quien debe responder el llamado de emergencia no contesta, o simplemente las patrullas de policía nunca llegan al lugar”, expuso.

Lo anterior no es la primera vez que se denuncia. Por ejemplo, en julio del año 2015, medio centenar de organizaciones civiles nacionales e internacionales realizaron un diagnóstico sobre cómo funcionaba el botón de pánico, en el que evidenciaron casos en los que éstos no tenían señal, o en los teléfonos de emergencia nadie contestaba, patrullajes que nunca se hacían, o cámaras de video que tardaban meses en ser instaladas.

Presupuesto del Mecanismo cae 84%

Por otra parte, a pesar de que 2017 fue el año que batió todos los récords de ataques contra la prensa en México, y de que fue el año con más periodistas y defensores de derechos humanos que pidieron la ayuda del estado, el Mecanismo de Protección federal contó únicamente con 15 millones de pesos de presupuesto para atender a casi 700 personas adscritas al Mecanismo.

La cifra anterior supuso una reducción del presupuesto del 84%, en comparación con 2016, cuando el Mecanismo contó con 89 millones de pesos. Y un recorte de hasta 105 millones de pesos en comparación con 2013, cuando el Mecanismo dispuso de un presupuesto de 120 millones de pesos.

Para este 2018, el gobierno federal tuvo que aprobar de emergencia el pasado 20 de septiembre una partida de 75 millones de pesos ante el riesgo de que las cientos de personas adscritas al Mecanismo se quedaran, terminando el mes de septiembre, sin presupuesto y a la deriva.

“No es posible que el Mecanismo de Protección opere con incertidumbre económica”, lamentó Julieta Brambila, académica e investigadora de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), que también participó en la presentación del informe.

Muchas averiguaciones en la Feadle, pocas llegan ante la justicia

En cuanto a la actuación de la FEADLE, el informe del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia recalca que solo entre 2010 y 2016 la fiscalía especial inició 806 averiguaciones previas por delitos contra periodistas y defensores de derechos, como amenazas, homicidio, o privación de la libertad.

Sin embargo, a pesar del elevado número de averiguaciones, “el número de casos rezagados permanece alto, mientras que el de consignaciones (ante la justicia), muy bajo”.

“En 2017, del total de averiguaciones previas en trámite (140), 127 permanecen en rezago (…). Y en 2018, de las 102 que están en trámite, 97 se encuentran rezagadas”, apunta el informe.

Además, desde la implementación del nuevo Sistema Penal Acusatorio en 2016, la FEADLE ha logrado judicializar muy pocos casos ante los tribunales. En 2016, solo consiguió hacerlo en una ocasión, mientras que en 2017 lo hizo en cuatro, de acuerdo con una solicitud de transparencia hecha por el Casede.

Los avances

Además de los pendientes, la investigación también incluyó cuáles son los avances más significativos en la operación del Mecanismo y de la Feadle.

En cuanto al Mecanismo, el informe recalca que ahora existe una “mayor coordinación con autoridades estatales”. “En 2017, la Unidad de recepción de casos y reacción rápida ayudó a instaurar las llamadas Unidades estatales de protección”, apunta el estudio, que también subraya que a esas unidades de recepción “se asignó mayor personal y se creó un área especializada en el seguimiento a la implementación de las medidas de protección”.

En lo que a la Feadle respecta, la investigación destaca como un paso positivo la creación de la Unidad de Análisis de Contexto; un área que busca determinar el contexto social, político y criminal en el que ocurrieron los hechos relacionados con delitos cometidos en contra de la libertad de expresión.

“Tanto el Mecanismo como la FEADLE han realizado esfuerzos para elevar su eficacia y efectividad. Sin embargo, es necesario mayor compromiso político desde el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo para desarrollar una estrategia de fortalecimiento de ambas instancias de prevención, protección y procuración de justicia. Esta será una tarea ineludible para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador”, concluye la investigación, que puedes leer o descargar íntegra aquí.

Periodistas rusos asesinados en República Centroafricana

Periodistas rusos asesinados en República Centroafricana

Fuente:Periodistas-es.com – Mercedes Arancibia – 01/08/2018

Periodistas rusos asesinados en República Centroafricana
Alexander Rastorguev, Orhan Dzhemal y Cyril Radchenko

Tres periodistas rusos fueron asesinados en la noche del lunes al martes 31 de julio de 2018, cerca de Sibut en el centro de la República Centroafricana, dijeron fuentes de África Central y autoridades rusas, informa Le Monde.

“De acuerdo con la información recibida de la República Centroafricana, el 30 de julio de 2018 cerca de la ciudad de Sibut [300 km al norte de la capital, Bangui] murieron tres personas que llevaban tarjetas de prensa emitidas a nombre de Kirill Radchenko, Alexander Rastorguyev y Orkhan Djemal“, informó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia en un comunicado. “Sus cuerpos ya han llegado a Bangui”, según la misma declaración.

Alexander Rastorguyev y Orkhan Djemal eran reconocidos profesionales en su campo. Rastorguyev, documentalista de 47 años de edad, trabajó principalmente en Chechenia y en 2014 dirigió la película “Srok” (The Mandate) sobre la oposición rusa.

Orkhan Djemal, de 51 años, era un veterano reportero de guerra que había trabajado para la mayoría de los medios independientes de Rusia, incluidos Novaya Gazeta, Afganistán, el Cáucaso y Donbas. Fue herido en Libia en 2011. Kirill Radchenko era un camarógrafo.

Investigación sobre el grupo Wagner

El sitio web de noticias Investigation Control Centre (TsUR) informa en Facebook de que los tres periodistas habían sido enviados a la República Centroafricana para investigar las actividades del Grupo Wagner, una organización de seguridad privada rusa que ha enviado mercenarios a luchar en Ucrania y Siria en nombre del Kremlin.

TsUR, que ha publicado numerosas investigaciones sobre corrupción en el entorno de Vladimir Putin, está financiado por Mijaíl Jodorkovski, exmagnate del petróleo y uno de los mayores críticos del presidente ruso.

Los tres periodistas “fueron encontrados a 23 km de Sibut, asesinados por hombres armados no identificados”, dijo una fuente judicial de África Central, que agregó que el suceso se produjo en un control de carretera cuando “volvían de Kaga Bandoro (norte) por carretera”.

Influencia rusa en la República Centroafricana

Desde principios de 2018, Rusia ha desplegado instructores militares en Bangui, ha entregado armas al ejército nacional y garantiza la seguridad del presidente Faustin-Archange Touadera, cuyo asesor de seguridad es ruso.

En diciembre de 2017, Rusia entregó a este país una gran reserva de armas, incluidas pistolas, fusiles de asalto, ametralladoras y lanzacohetes. Rusia también ha sido autorizada por la ONU para proporcionar entrenamiento militar a dos batallones, unos 1300 hombres, del ejército de África Central.

Oficialmente, el programa ruso tiene como objetivo fortalecer el ejército en un país rico en recursos como diamantes, oro, uranio y madera, en el que la mayor parte del territorio está controlado por grupos armados.

Rusia intentó a principios de julio organizar una reunión entre el gobierno centroafricano y grupos armados en la capital sudanesa, Jartum, pero no consiguió este objetivo.

Protestas en México por el asesinato de periodistas

Periodista asesinados en México: Luis Pérez García

23/07/2018 – Periodistas en Español – https://periodistas-es.com

Protestas en México por el asesinato de periodistas
Protestas en México por el asesinato de periodistas

El periodista y locutor, Luis Pérez García, con más de 80 años de edad, fue asesinado por sujetos que se introdujeron a su vivienda donde vivía solo, de un golpe en el cráneo, al parecer con un marro u otro instrumento similar y luego le prendieron fuego a la casa, informa la Federación de Asociaciones de Periodistas de México (Fapermex).

Luis Pérez García dirigía la revista “Encuesta de Hoy”, con más de treinta años de editarse, fue miembro de la Asociación Nacional de Locutores de México, ANLM, su presencia en los actos políticos y gremiales se había hecho cotidiana.

Los vecinos se percataron que la casa marcada con el número 296 de las calles de Antonio de León esquina José María Patoni, de la colonia Ejército Constitucionalista, Iztapalapa, Ciudad de México, se incendiaba, por lo que de inmediato pidieron el auxilio a las instituciones de seguridad.

Miembros del cuerpo de Bomberos, después de sofocar el siniestro y remover los escombros, se encontraron con el cadáver del comunicador, en un principio se pensó que había muerto de asfixia o por las quemaduras.

Después de que los mismos vecinos informaron a las autoridades que su vecino Luis Pérez García, era además de comunicador un activista social, puesto que su misma vivienda funcionaba como oficina del Comité Vecinal, las autoridades ahondaron en las investigaciones.

Los peritos determinaron que la muerte fue provocada por un golpe en la cabeza, lo cual quedó asentado en la carpeta de investigación. Su familiares no han querido hacer declaraciones por temor a represalias.

Ante este nuevo asesinato de un colega, que los sicarios trataron de desvirtuarlo con el incendio que provocaron, el gremio periodístico organizado de México, Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX; Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP-México, Club Primera Plana, y sus brazo académico, Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE, además de enviar sus condolencias a sus familiares y amigos, eleva su voz para exigir de las autoridades que este crimen como todos los anteriores no quede impune.

Fapermex resalta el aumento exponencial de estos crímenes cometidos por los enemigos de las libertades de prensa y expresión, cuyas cifras son verdaderamente de terror:

  • En lo que va del año 2018 se han cometido 10 homicidios: 10 periodistas.
  • En lo que va del actual sexenio, suman 92 homicidios: 79 periodistas; 1 locutor; 4 familiares y 6 amigos de comunicadores, y 2 civiles.
  • Total de 2000 a la fecha, son 228 homicidios: 197 periodistas; 1 locutor; 10 trabajadores de prensa; 9 familiares y 9 amigos, y 2 civiles.
  • Total de 1983 a la fecha 292 homicidios: 259 periodistas; 1 locutor; 10 trabajadores de prensa; 11 familiares y 9 amigos de comunicadores, y 2 civiles.