AGP-UGT reivindica acabar con la brecha salarial en los medios de comunicación

lanzadigital.com – 4/03/2020

AGP-UGT reivindica acabar con la brecha salarial en los medios de comunicación

Las mujeres ganan un 16,08% menos que los hombres de salario medio anual en el sector de los medios de comunicación, según los datos publicados en la última encuesta anual de estructura salarial del INE

La Agrupación de Periodistas de UGT (AGP-UGT) reclama que haya una “igualdad salarial real entre hombres y mujeres en el sector de los medios de comunicación”. Los últimos datos publicados por la Encuesta Anual de Estructura Salarial del INE, correspondientes a 2017, sitúan la brecha salarial en el 16,08% en esta rama de actividad económica. Esto significa que las mujeres de este sector tienen un salario medio anual de 30.015,53 euros, mientras que los hombres obtienen 35.768,78 euros.

Para acabar con esta discriminación, desde la UGT están impulsando una Ley de Igualdad Salarial, que tendría que ser negociada y acordada con los agentes sociales, que incluya, entre otras medidas, la creación de comités de brecha salarial de género-a imagen de los comités de seguridad e higiene en el trabajo-; que permita la equiparación de los mismos derechos del trabajo a tiempo completo para el trabajo a tiempo parcial; que incentive acciones dirigidas a la promoción de las mujeres en todos los sectores de actividad y que tenga un desarrollo normativo exhaustivo de las auditorías salariales.

Menos ocupación femenina

El Gabinete Técnico de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT (FeSMC-UGT), organismo del sindicato donde se encuentran ubicados las trabajadoras y los trabajadores de los medios de comunicación, ha elaborado un informe –a partir de la Encuesta de Población Activa, del segundo trimestre del 2019- que muestra que en el sector de medios de comunicación (radio, televisión, prensa y agencias de noticias) se encuentran ocupadas 93.281 personas, de las que un 58% son hombres, frente a un 42% de mujeres.

Este porcentaje de trabajadoras está por debajo de la media del conjunto de los sectores de actividad, un 46 %, si bien en algunos subsectores el porcentaje es mayor, como en el caso de las agencias de noticias, donde las profesionales representan el 64% de la ocupación. Sin embargo, en otros, como en televisión, el porcentaje de mujeres ocupadas apenas llega al35 %.

La jornada a tiempo parcial adquiere una mayor magnitud en el caso de las trabajadoras, alcanzando el 20 % del empleo femenino, frente a un 12 % en el caso de los hombres. En prensa, dicha divergencia es aún mayor: un 24 % de las trabajadoras tiene un contrato a tiempo parcial, frente a tan solo un 10 % de los trabajadores. La jornada a tiempo parcial penaliza doblemente a las mujeres, durante su vida activa por los bajos ingresos, y después de la jubilación, por los requisitos exigidos para percibir una pensión.

Problemas con la corresponsabilidad

Las responsabilidades familiares son la causa de elegir una jornada a tiempo parcial para un 39 % de las profesionales de los medios, frente a un 12% en el caso de los trabajadores, lo que pone de manifiesto que siguen siendo las trabajadoras las que tienen que conciliar su vida familiar y laboral en mayor proporción que los hombres. Esta desigualdad en el reparto de tareas tiene, como consecuencia lógica, una desigualdad en materia de retribución.

Por tanto, se hace necesario adoptar medidas a favor de la corresponsabilidad entre mujeres y hombres en los cuidados familiares a través de la negociación colectiva, así como fortalecer la oferta pública de infraestructuras y servicios relacionados con la dependencia con empleo y recursos públicos de calidad, que eviten el abandono del empleo de las mujeres para dedicarse al cuidado de personas dependientes.

La BBC, condenada por pagar menos a una periodista por ser mujer

elpais.com – 10/01/2020

Ahmed, ante el Tribunal Laboral de Londres. Zuma
Ahmed, ante el Tribunal Laboral de Londres. Zuma

La periodista Samira Ahmed ha ganado este viernes su larga batalla judicial contra la BBC. Un tribunal londinense ha encontrado razones suficientes para respaldar su reclamación de que la televisión pública había discriminado a la presentadora del programa Newswatch. Ahmed acudió el año pasado a los tribunales para defender el valor de su trabajo frente al de otro compañero contratado por el ente público, Jeremy Vine, que presentaba un programa de contenido similar.

La diferencia de sus salarios, que en caso de Vine era de 3.600 euros por programa mientras que el de Ahmed era de unos 700 euros, radicaba, según la BBC, en la categoría asignada a cada espacio. Mientras el de la presentadora se consideraba un programa informativo, el de su compañero era englobado en el apartado de entretenimiento. Ambos tenían un contenido similar. Newswatch venía a ser una especie de «defensor del espectador» en el que se analizaba desde una perspectiva ética y profesional los contenidos informativos emitidos a lo largo de la semana. Points of View, presentado por Vine, recogía en un tono más informal las quejas y opiniones de los espectadores sobre todos los programas —series, concursos, etcétera— de la cadena.

«Jeremy Vine se limitaba a leer el guion desde el teleprompter [el cristal sobrepuesto a la cámara del que el presentador lee el texto]. Lo leía en el tono en el que estaba escrito. Si se le decía que hiciera un movimiento de ojos, lo hacía. No se requiere una habilidad especial ni una experiencia concreta para hacer eso», han dictaminado los jueces, en respuesta a los argumentos de la BBC, que aseguraba que era necesario que el programa de entretenimiento contara con un presentador con talento y carisma, y que eso tenía un coste.

El tribunal, sin embargo, no se ha pronunciado sobre la demanda concreta de Ahmed, que reclamaba compensación por casi 900.000 euros, pero ha dejado claro que su trabajo era equivalente al de Vine según la Ley de Igualdad de 2010. La corporación, han dicho los jueces, «no ha demostrado ningún factor material que justificara la diferencia en el pago distinto a la propia discriminación por motivos de sexo alegada por la demandante».

Varios presentadores de la BBC se han volcado en las redes sociales en apoyo de Ahmed. «No puedo estar más orgullosa de ti», ha escrito Carrie Gracie, que dimitió de su puesto hace dos años por las mismas razones de discriminación salarial. «Respecto a los jefes de la BBC, es hora de dejar de atrincherarse», ha añadido. Hasta la novelista Margaret Atwood, la célebre autora de El cuento de la criada y recientemente ganadora del premio Booker, se ha solidarizado con la periodista.

La cadena tiene la posibilidad de recurrir el veredicto, pero todavía no ha anunciado su decisión. En el caso de no hacerlo, se enfrenta a pagos millonarios ante la casi segura posibilidad de que se presenten nuevas demandas por parte de las trabajadoras de la corporación.

Ir a arriba