La FIP destaca en su informe anual las agresiones a periodistas en Cataluña

FAPE – 5/02/2020

La FIP destaca en su informe anual las agresiones a periodistas en Cataluña

La Federación Internacional de Periodistas (FIP), a la que pertenece la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), alerta en su informe anual 2019 de las agresiones a periodistas en Cataluña durante las manifestaciones del pasado mes de octubre.

La FIP señala que mientras el número de asesinatos de periodistas en Europa se redujo en 2019, los actos de violencia física aumentaron en Europa, con casos registrados de graves violaciones de la libertad de prensa, 80 de los cuales afectaron a la seguridad y a la integridad física de los informadores. 

De estos casos, la mayoría se produjeron en Francia, como parte de la represión policial en las manifestaciones de los “chalecos amarillos”, y en España, en el marco “de las manifestaciones ligadas a la crisis catalana”.

La FAPE denunció en octubre del pasado año que el ejercicio libre del periodismo estaba sufriendo graves limitaciones en Cataluña a raíz de las agresiones de manifestantes independentistas a periodistas y cámaras de televisión. 

En su informe anual, la FIP señala que 49 trabajadores de medios fueron asesinados en 2019 en todo el mundo, la mitad de las muertes registradas en años anteriores.

América Latina fue la región con mayor número de muertes (19), el 37% del total mundial, seguida por Asia y el Pacífico (12) y África (9), Oriente Medio y el mundo árabe (8) y Europa (2).

En América Latina, se produjeron asesinatos de periodistas en Brasil (2), Colombia (1), Haití (2), Honduras (3) y México (10).

La FIP indica que México sigue siendo el país más peligroso de la región y del mundo para ejercer el periodismo. La profesión está amenazada en gran medida por los cárteles del crimen organizado y la debilidad de un poder político incapaz de atajar la violencia y hacer justicia con los asesinos.

“También resultan alarmantes las docenas de casos de asesinatos de periodistas que siguen sin ser investigados y resueltos por las autoridades mexicanas”, añade la FIP,  que es la organización de periodistas más grande del mundo, que representa a 600,000 profesionales de los medios en 187 sindicatos y asociaciones en más de 140 países. 

La Federación ha hecho un llamamiento a los gobiernos para que se comprometan a luchar contra la impunidad de los crímenes contra periodistas y trabajadores de medios de comunicación y que las empresas formen a sus trabajadores en materia de seguridad y proporcionen pólizas de seguro y equipamiento.

Según la Federación, los datos de 2019 arrojan dos conclusiones fundamentales. La primera, que las amenazas, la persecución, encarcelamiento y el asesinato de periodistas no solo tienen lugar en países en guerra o zonas de conflicto. La segunda, que las víctimas de estos ataques son, en su mayoría, periodistas locales, que se ven amenazados por investigar e informar sobre abusos de poder, corrupción y crimen organizado.

Desde el lanzamiento del informe de la lista de asesinatos en 1990, la FIP ha registrado 2.530 muertes de periodistas.

Reporteros sin Fronteras: Cubrir la realidad en Cataluña se ha convertido en un deporte de riesgo

RSF: Cubrir la realidad en Cataluña se ha convertido en un deporte de riesgo

Cubrir «la realidad» en Cataluña se ha convertido «en un deporte de riesgo» este 2019 porque allí los periodistas se han transformado en personas «molestas» que deben ser acosadas en la calle, ha denunciado este martes Reporteros sin Fronteras (RSF). Así lo ha afirmado el presidente de la sección española de la organización, Alfonso Armada, en la presentación mundial del Informe Anual 2019 de la organización que, no obstante, sitúa España en el puesto número 29 en libertad de prensa, dos por encima del año pasado, cuando ocupó el 31 de 180.

La «primera impresión» que puede dar ese informe es que este año «las cosas se han hecho mejor» porque ha sido el año menos mortal para la profesión desde 2003: el número de periodistas asesinados ha descendido un 44 % al pasar de los 87 del año pasado a los 49 de este.

Sin embargo, este descenso tiene una doble explicación: hay menos enviados especiales y corresponsales a zonas de conflicto y los propios profesionales «se han vuelto más cautelosos» a la hora de cubrirlos.

México es el país del mundo más mortífero para los trabajadores de la información, con 10 asesinados, los mismos que en Siria, salvo que en este caso continúa la guerra que estalló hace más de ocho años. Latinoamérica es así la zona más peligrosa para la prensa, con un total de 14 crímenes mortales (otros dos en Honduras, uno en Colombia y un último en Haití).

Por el contrario, han aumentado los periodistas encarcelados y son 389 los que están «entre rejas a causa de su labor informativa»; China es la «mayor cárcel» de comunicadores con 120 presos, seguida de Egipto (34), Arabia Saudí (32), Siria (26), Turquía y Vietnam (ambos con 25).

Otros 57 periodistas fueron secuestrados, más de la mitad en Siria (30); en Yemen hay otros 15, en Irak 11 y en Ucrania 1.

España no registra ningún caso, aunque aquí «la libertad de prensa está en serio peligro», ha alertado el presidente de la de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Nemesio Rodríguez.

Y es Vox, ha dicho, el «riesgo principal». «Es la primera vez que un partido parlamentario se dedica a atacar a la prensa y a los periodistas con vetos y censuras», ha criticado Rodríguez para avisar que al final la estrategia del «modelo Trump» es la que está funcionando al ver a estos profesionales como el enemigo «a destruir».

A la libertad de prensa tampoco ayudan las ruedas de prensa sin preguntas o con un máximo de dos, que «siguen siendo la anomalía democrática» y una «costumbre» que solo se parará por iniciativa de los directores y redactores jefe de los medios.

Ni la violencia desatada contra estos trabajadores en Cataluña, ya sean de fuera de esta comunidad o de allí, cubriendo la información para medios nacionales, a los que se les llama «terroristas informativos».

En este sentido, Armada ha afeado que los periodistas sean alguien «molesto que debe ser acosado en la calle». «Cubrir la realidad en Cataluña se ha convertido en un deporte de riesgo, y no hablemos de Francia con los chalecos amarillos», ha condenado el presidente de RSF en España.

Como ejemplo de ello, la reportera de Telecinco Laila Jiménez, que fue increpada y zarandeada durante la cobertura de la manifestación independentista del pasado 1 de octubre, ha criticado que los periodistas hayan pasado a ser profesionales «irrelevantes».

«Nadie piensa en que gritarte a escasos dos palmos de tu cara sea una agresión», ha afirmado Jiménez, quien ha explicado que el ataque que sufrió aquel día fue más visible, pero que ya es «una constante» que grupos de personas dificulten su trabajo cuando tiene que ir a una manifestación.

De hecho, la reportera va siempre con un casco y un chaleco. «El problema de todo es que se está polarizando: o están muy a favor de ti o la gente que no piensa como tú cree que te ha pasado lo que te tenía que pasar».

También es «bastante habitual» que le digan «Vete a tu país», para lo que ella, catalana, solo «tendría que coger el metro». Aquel día, cuando se lo aclaró a una mujer que la increpó, recibió como respuesta: «Si eres de aquí, no has debido de nacer bien».

Y ante una sentencia así, «es muy difícil dar una respuesta profesional», ha lamentado Jiménez. EFE

El Consejo de Europa pide investigar ataques a periodistas en manifestaciones catalanas

Imagen: Fotomovimiento Flickr.com - Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Generic (CC BY-NC-ND 2.0)
Imagen: Fotomovimiento Flickr.com - Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Generic (CC BY-NC-ND 2.0)

17 oct (EFE).- La plataforma del Consejo de Europa que promueve la protección y seguridad de los periodistas lanzó este jueves una alerta en la que pide que se investiguen los once ataques policiales sufridos por informadores en manifestaciones celebradas en Cataluña tras la sentencia del «procès».

La organización paneuropea se hace eco de la denuncia de la Federación Europea de Periodistas, la Federación Internacional de Periodistas y de la asociación por la libertad de expresión e información Artículo 19.

También recogen el caso de Eudald Martínez (RAC1), única víctima «que no fue atacada por agentes de policía», herido por una piedra lanzada por manifestantes. La mayoría de los incidentes se registraron en los alrededores del aeropuerto de Barcelona-El Prat.

Según la alerta, los periodistas estaban claramente identificados y «fueron objeto de las violencias policiales» el pasado 14 de octubre, día en que se conoció la sentencia. Añade que once de las doce agresiones fueron perpetradas por agentes de la Policía Nacional o de los Mossos d’Esquadra.

Se trata de Elise Gazengel (Ctxt), Pol Pareja (El Diario), Jordi Mumbrú (Ara), Albert Salamé y Oriol Izquierdo (VilaWeb), Joan Giralt, Freddy Davies y Núria Gebellí (La Directa), Pau Venteo (Catalunya Radio), Victor Asensio (Elprat TV). Aparte del ya citado informador de RAC1, hay un fotoperiodista «que ha preferido mantener su anonimato».

La alerta recoge la exigencia de una investigación que depure responsabilidades de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FESP), el Sindicato de Periodistas de Catalunya (SPC) y los profesionales miembros de FSC-CCOO.

La solicitud se ha enviado al consejero de Interior de la Generalitat Miquel Buch y al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. En el último mes, la plataforma del Consejo de Europa ha lanzado dos alertas a España por agresiones sufridas por profesionales en manifestaciones celebradas en Barcelona.

La primera por el ataque a la periodista de Telecinco Laila Jiménez, durante la manifestación por el segundo aniversario del 1-O, y la segunda porque personas «intimidaron y atacaron a periodistas de TVE y Antena3 frente al Parlamento catalán» en la Diada de Cataluña.

A estas tres alertas lanzadas en 2019 hay que sumarle una cuarta por el cierre de la emisora de radio del ayuntamiento de Madrid M21. La plataforma confía en recibir una respuesta del Gobierno español sobre las alertas lanzadas. EFE

La FAPE reclama garantías para el ejercicio del Periodismo en Cataluña

La FAPE reclama garantías para el ejercicio del Periodismo en Cataluña
Imagen de Archivo Mossos de Esquadra en Barcelona. Wiki commons

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) reclama a los poderes públicos garantías para el ejercicio del periodismo en Cataluña ante las agresiones a los periodistas que se vienen registrando en las últimas semanas.

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) reclama a los poderes públicos garantías para el ejercicio del periodismo en Cataluña ante las agresiones a los periodistas que se vienen registrando en las últimas semanas.

Los poderes públicos, tanto estatales como autonómicos, tienen la obligación de garantizar el ejercicio del periodismo como elemento fundamental de los derechos constitucionales a la libertad de expresión y de información, pilares fundamentales de las democracias.

La FAPE ha condenado en las últimas semanas las agresiones a periodistas por parte de manifestantes independentistas y las efectuadas por la Policía el pasado día 14.

Ante estos hechos, la FAPE insta a las autoridades competentes a que investiguen las agresiones y tomen medidas que protejan la labor de los periodistas, imprescindible para que los ciudadanos puedan formarse libremente su propia opinión.

Tratar de coartar la labor de los periodistas solo beneficia a quienes quieren actuar impunemente e imponer sus propuestas políticas por la fuerza.

Los que protagonizan o promueven las agresiones a periodistas buscan imponer un velo de silencio sobre la información, objetivo que es inaceptable en un sistema democrático como el nuestro.

La FAPE asume y respalda el comunicado de su afiliada de Cataluña, el Grupo de Periodistas Pi i Margall, en el que señala que “cualquier ataque a la labor de los periodistas es condenable, no solo en cuanto se obstaculiza la labor de unos profesionales, sino porque también se atenta contra los derechos fundamentales de los ciudadanos».

La FAPE también comparte el comunicado de las federaciones Internacional y Europea de Periodista, de las que es miembro, en el que solicitan que se investiguen todas las agresiones y se depuren las pertinentes responsabilidades.

La PDLI pide explicaciones a Interior y a los Mossos por las agresiones a periodistas.

La PDLI pide explicaciones a Interior y a los Mossos por las agresiones a periodistas

La PDLI pide explicaciones a Interior y a los Mossos por las agresiones a periodistas. La Plataforma en Defensa de la Libertad de Información exige que se «pongan los medios necesarios» para que las agresiones registradas durante las protestas desatadas por la sentencia del ‘procés’ «no vuelvan a ocurrir». ​

La Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) ha denunciado las agresiones a periodistas por parte de las fuerzas de seguridad durante las protestas por la sentencia del procés. La PDLI ha pedido explicaciones al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y al director general de los Mossos d’Esquadra, Pere Ferrer, y les ha exigido que «pongan los medios necesarios para que estas agresiones no vuelvan a ocurrir».

La PDLI contabiliza al menos cinco agresiones a periodistas mientras informaban de las protestas en el aeropuerto de El Prat (Barcelona). Son Pol Pareja de eldiario.es; Elise Gazengel de CTXT; Jordi Mumbrú de Ara; Joan Giralt de La Directa; y Albert Salamé de VilaWeb. En tanto, el periodista de Rac1 Eudald Martínez, también herido en las protestas, ha aclarado que la causa fue un objeto lanzado por los manifestantes.

La PDLI ha trasladado a organizaciones internacionales de defensa de la libertad de prensa estas agresiones. «Garantizar la seguridad de los periodistas y el derecho a la información es una obligación de los poderes públicos en cualquier circunstancia», ha recordado la Plataforma. 

Por su parte, el Grupo de Periodistas Pi i Margall también ha denunciado las agresiones. «Cualquier ataque a la labor de los periodistas es condenable, no solo en cuanto se obstaculiza la labor de unos profesionales, sino porque también se atenta contra los derechos fundamentales de los ciudadanos», asevera el grupo de periodistas catalanes, que exigen al Gobierno y a la Generalitat que «velen» para que los periodistas puedan informar «con todas las garantías».

Lamenta tanto que los ataques sufridos por los periodistas sean de manifestantes independentistas como de las Fuerzas de Seguridad. Asimismo, exige a la Policía que respete a los profesionales de la comunicación que están identificados durante las cargas, «y no golpearles».

La FAPE cree que agredir a periodistas hace un flaco favor al independentismo

La FAPE cree que agredir a periodistas hace un flaco favor al independentismo
Manifestación en Barcelona en una jornada de movilizaciones por toda Cataluña con motivo del segundo aniversario del 1-O. EFE/Quique Garcia

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha condenado «tajantemente» la agresión sufrida por una periodista de Telecinco durante la cobertura informativa de la manifestación del segundo aniversario del 1-O en Barcelona, lo que, a su juicio, hace un «flaco favor» al independentismo catalán.

La FAPE ha expresado su solidaridad con Laila Jiménez y con todos los periodistas que han sido agredidos en las últimas semanas por ejercer su trabajo mientras informan de la actualidad catalana, y ha instado al Govern a que condene estas agresiones, tome medidas para que no se repitan y garantice el libre ejercicio del periodismo.

La FAPE condena la agresión a una periodista de Telecinco

La Federación manifiesta su solidaridad con Laila Jiménez y con todos los periodistas que han sido agredidos en las últimas semanas por ejercer su trabajo durante la cobertura de la actualidad catalana

La FAPE condena tajantemente la agresión sufrida por la periodista Laila Jiménez, de Telecinco,  durante la cobertura informativa de la manifestación del aniversario del 1-0.

La Federación manifiesta su solidaridad con Jiménez y con todos los periodistas que han sido agredidos en las últimas semanas por ejercer su trabajo durante la cobertura de la actualidad catalana.

La reiteración de estos ataques confirma que determinados sectores del independentismo han emprendido una clara e intolerable estrategia de ataque a los derechos constitucionales a la libertad de expresión y a la información, pilares fundamentales de la democracia.  Su objetivo es minar estos derechos y, de paso, debilitar a la propia democracia. Nada democrático se construye sin respetar tales derechos.

Sin libertad de información desaparece el resto de libertades  y se cercena el pluralismo necesario e imprescindible para que los ciudadanos puedan formarse su propia opinión.

Estas nuevas agresiones a periodistas confirman que el ejercicio libre del periodismo está sufriendo graves limitaciones en Cataluña, lo que no solo debe preocupar a las organizaciones profesionales del sector, sino también a los responsables públicos y a los ciudadanos.

Los que protagonizan o promueven las agresiones a periodistas buscan imponer un velo de silencio sobre la información, objetivo que es inaceptable en un sistema democrático como el nuestro.

La FAPE insta al gobierno catalán a que condene estas agresiones, tome  medidas para que no se repitan y garantice el libre ejercicio del periodismo.

Flaco favor hace a Cataluña y al propio independentismo la estrategia de agresiones a los periodistas. Y flaco favor le hace a la imagen de una Cataluña pacífica, moderada, moderna y avanzada.

Una periodista de Informativos Telecinco sufre una agresión durante la manifestación del 1-O en Barcelona

Una periodista de Informativos Telecinco sufre una agresión durante la manifestación del 1-O en Barcelona
Una periodista de Informativos Telecinco sufre una agresión durante la Laila Jiménez es agredida en Barcelona por independentistas. Twitter

​La compañera de Informativos Telecinco, Laila Jiménez, ha sido agredida por un grupo de personas mientras cubría la jornada de manifestaciones del 1-O en Barcelona. Le han vertido una botella con vodka en la cabeza, mientras la increpaban e insultaban. Ante la tensión que se estaba viviendo, varias personas han salido en defensa de la periodista, quien se ha visto obligada a abandonar el lugar.

La compañera de Informativos Telecinco, Laila Jiménez, ha sido agredida por un grupo de personas mientras cubría la jornada de manifestaciones del 1-O en Barcelona.
 
A Laila la han vertido una botella con vodka en la cabeza, mientras la increpaban e insultaban. Ante la tensión que se estaba viviendo, varias personas han salido en defensa de la periodista, quien se ha visto obligada a abandonar el lugar.
 
En las imágenes captadas se puede ver la presión que ha sentido la periodista, quien se encontraba trabajando y cubriendo la información, una información a la que todos los españoles tienen derecho, el cual está recogido por la legislación internacional.
 
Las reacciones en las redes sociales a la agresión no se han hecho esperar. Gabriel Rufián, Pablo Casado o Albert Rivera han sido algunos de los que han mostrado su rechazo a este tipo de acciones.

Vídeo publicado por El Pais en Youtube

La FAPE condena las agresiones a periodistas en Barcelona

La FAPE condena las agresiones a periodistas en Barcelona

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) condena las agresiones sufridas por las periodistas Ángela García Romero, de RTVE, y Diana Mata, de Antena 3, y sus respectivos cámaras durante la cobertura informativa de la manifestación de la Diada en Barcelona.

La agresión supone un ataque intolerable a la libertad de expresión y de información, pilares fundamentales de la democracia.

La FAPE defiende el derecho de los periodistas a informar libremente en toda circunstancia y lugar.

Independientemente del medio en que un periodista trabaje, cualquier agresión que sufra ataca directamente el derecho fundamental de los ciudadanos a recibir información veraz.

Sin libertad de información desaparece el resto de libertades  y se cercena el pluralismo necesario e imprescindible para que los ciudadanos puedan formarse su propia opinión.

Estas nuevas agresiones a periodistas confirman que el ejercicio libre del periodismo está sufriendo graves limitaciones en Cataluña, lo que no solo debe preocupar a las organizaciones profesionales del sector, sino también a los responsables públicos y a los ciudadanos.

Los que protagonizan o promueven las agresiones a periodistas buscan imponer un velo de silencio sobre la información, objetivo que es inaceptable en un sistema democrático como el nuestro.

La FAPE condena la agresión sufrida por un cámara de televisión de Telemadrid

Fuente: FAPE – MADRID, 30 DE AGOSTO DE 2018.

Manifestación convocada por Ciudadanos en Barcelona - Agencia EFE - Antena 3 Noticias

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) condena la agresión sufrida por un cámara de televisión de Telemadrid en la concentración convocada por Ciudadanos en Barcelona en repulsa por el ataque a una mujer cuando retiraba lazos amarillos de las calles.

El fotorreportero Vicent Albert recibió varios puñetazos en la cara. Posteriormente, ha relatado que fue confundido con un informador de TV3 al llevar una camiseta con un recuadro en amarillo.

La FAPE rechaza tajantemente esta agresión por lo que supone de ataque frontal e intolerable a la libertad de expresión e información, esenciales en las sociedades democráticas.

Independientemente del medio en que un periodista trabaje, cualquier agresión que sufra afecta directamente al derecho de los ciudadanos a recibir una información veraz y debilita este pilar constitucional. La violencia no solo daña al individuo, sino también a un bien colectivo como es la libertad de información. La FAPE se solidariza con Vicent Albert y hace un llamamiento a los gobiernos y a los partidos para que protejan el ejercicio del periodismo en libertad.

La FAPE anima a todos los periodistas y fotorreporteros  a que sigan defendiendo con su trabajo los derechos a la libertad de expresión y de información, en beneficio de todos los ciudadanos.

Ir a arriba