Estos son los retos del periodismo, según el CEO del New York Times

aboratoriodeperiodismo.org – 22/01/2020

Estos son los retos del periodismo, según el CEO del New York Times
El CEO de The New York Times, en un momento del webinar.

La International News Media Association organizó días atrás un webinar cerrado en el que los socios pudieron preguntar al CEO del New York Times, Mark Thompson, cuáles son a su juicio los retos que debe encarar la industria de los medios en general y los periodistas en particular para salir de la crisis.

Estas son, según Mark Thompson, algunas de las claves que todo medio de comunicación y todo periodista debería tener en cuenta:

Claves en el crecimiento del New York Times

“Descubrimos hace unos cuatro o cinco años que debíamos ser, ante todo, un servicio de suscripción”. “Lo más importante fue vender nuestro contenido de calidad y aquello que puede hacer el periodismo de The Times. Deberíamos comenzar a pensar en nosotros mismos más como un servicio de suscripción de calidad, como un HBO o un Netflix”.

Para Thompson, lograr eso significaba que la empresa necesitaba invertir, ante todo, en periodismo. En ese sentido, The Times tiene cientos de periodistas más que hace unos años, unos 1.750 en total.

“Es muy inusual, en este momento de la historia, que los editores contraten periodistas en lugar de despedirlos”, dijo Thompson. “Pero en realidad, pensamos que era algo bueno. Vamos a ser diferentes a los demás. Vamos a construir nuestra fuerza mientras otros se debilitan, y eso nos ayudará a encontrar una audiencia “.

Agregó que el equipo de The Times cree firmemente que hay muchas personas que se preocupan profundamente por lo que está sucediendo en el mundo y que pagarán por el acceso al mejor periodismo que lo cubra.

Tendencias en cuanto a suscripciones digitales

Thompson explicó en cuanto a las tendencias en suscripciones digitales que cuando The Times lanzó su modelo de pago digital en 2011, la mayor parte de la gente no tenía grandes esperanzas de éxito. Pensaron que podría haber un par de cientos de miles de suscriptores digitales potenciales. Todavía estaban enfocados en el negocio de la impresión, tratando de detener su declive, en lugar de enfocarse y hacer crecer el negocio digital.

“Ahora, tenemos una visión muy diferente”, sostiene. “Tenemos muchas plataformas: la impresión es una de nuestras plataformas. Nos encanta nuestro producto impreso, vamos a imprimir durante otros 15 años o más, pero no hay crecimiento allí. Con el tiempo, el número de suscriptores disminuirá, los anunciantes disminuirán y, en última instancia, la economía de esa plataforma fracasará. Esa es nuestra opinión. El viejo barco se hundirá al final”.

La tarea, por lo tanto, se convirtió en hacer crecer un negocio digital que sea lo suficientemente grande como para cubrir todos los costes de la empresa y generar ganancias para sus accionistas. Para hacer eso, la compañía necesita muchos más suscriptores digitales que suscriptores impresos porque se gana menos dinero con las suscripciones digitales.

“Necesitas escala real. Lo que buscamos, quizás más que cualquier otro periódico del mundo, es una escala real. Lo realmente alentador de los resultados que anunciamos ayer es que nuestro modelo se está acelerando actualmente. Hemos sumado un millón de suscriptores digitales más en un solo año “. El periódico se ha fijado la meta de llegar a 10 millones de suscriptores para 2025.

El cambio cultural que se necesita

Además de la escala, el otro gran desafío es el aspecto del cambio cultural , dijo.

“Hemos estado en el infierno y regresamos con un cambio cultural en The New York Times. Es un cambio inmenso. Es un negocio muy diferente. Necesitas diferentes habilidades. Se necesita un enfoque diferente sobre la toma de decisiones. No se puede hacer de la manera clásica, de arriba hacia abajo. Estás haciendo la transición de un negocio de alto margen a un negocio de margen relativamente bajo”.

El error de asumir que conocemos el futuro

“Creo que a menudo todos somos culpables de asumir que conocemos el futuro”, compartió Thompson con los miembros de INMA. “Hubo un tiempo en que los editores pensaban que había un gran negocio con la publicidad digital y eso los salvaría.

Recientemente hubo un momento en que la gente pensaba que las plataformas principales se volverían tan poderosas que los editores quedarían excluidos del mercado”.

Sin embargo, ese equilibrio de poder está retrocediendo ligeramente a favor de los editores, agregó. Google y Facebook son más vulnerables y comienzan a hacer algunos movimientos positivos hacia los editores.

“Soy periodista”, dijo. “La mayoría de la gente odia estas disrupciones, estos cambios desgarradores, pero estoy fascinado por ellos. No sabemos dónde termina la historia. No sabemos cómo se verá el mundo “.

La relación de los medios con las plataformas

Hubo un momento en que las plataformas dijeron que estaban haciendo un favor a los editores al distribuir sus marcas, titulares e incluso contenido a nuevas audiencias globales, dijo Thompson, y esto era cierto, en cierto sentido. El complicado mundo de la distribución se hizo más simple a través de las plataformas.

“Podrías hacer una noticia y llevarla a todo el mundo. Así que había una ligera sensación de que las plataformas le estaban haciendo un favor a los editores. Creo que ahora, si tienes una marca de noticias de calidad, estás ayudando a una plataforma si estás permitiendo que tu marca de noticias se asocie con esa plataforma. Estás ayudando a Google o Facebook o Twitter con tu presencia, y eso debe reflejarse en la relación”.

“Nos vemos renegociando nuestra relación con las grandes plataformas y pidiendo valor a cambio de usar nuestro valioso contenido. Queremos que las personas puedan aprender sobre nuestro periodismo, tal vez incluso probarlo, pero si van a tener una experiencia completa de nuestro periodismo, queremos que lo hagan en nuestra plataforma. Queremos que las plataformas ayuden a pagar el periodismo del que obtienen los beneficios ”.

El desafío para los medios de comunicación

El desafío para los medios de comunicación, planteó, es estar a la altura de las circunstancias: “Este es un gran momento en la historia, y lo más importante es que tenemos que apoyarnos en eso y entender bien esas historias. Creo que en términos de vender suscripciones y vender publicidad, este es potencialmente un año muy importante”. 

Reiteró que los medios tradicionales están lejos de estar muertos. Las grandes marcas de noticias siguen siendo poderosas, y Thompson no cree que desaparezcan.

Relató un ejemplo personal de la historia de Nixon y el Watergate, que es lo que lo llevó a meterse en el periodismo. Fueron The New York Times y The Washington Post “luchando” por la cobertura de esa historia. 

“Eso no ha cambiado. Medio siglo después, los nombres no han cambiado. Los medios tradicionales, que no hace mucho tiempo eran un insulto, ahora son una ventaja colosal. Tener una marca, una cabecera, que las personas asocian con confianza, confiabilidad y consistencia, es una ventaja inmensa ”.

El impacto de los muros de pago en los ingresos publicitarios

“Para nosotros ha sido esencialmente neutral. Les damos a los usuarios registrados solo unos pocos artículos cada mes antes de que tengan que pagar. Esto no ha afectado nuestro número de usuarios únicos de ninguna manera. No puedo ver ningún impacto significativo a la baja en esto en nuestra publicidad “.

Agregó que los muros de pago solían ser una idea de “o uno u otro”, ya sea que tendría que sacrificar los ingresos por publicidad o los ingresos por suscripción. Sin embargo, eso ha resultado no ser cierto.

Equilibrio entre el instinto periodístico y las estadísticas y los datos

“Creo que depende de la organización de los medios. Nuestra tradición es muy sólidamente humana. Sabemos que cuando hablamos con nuestros usuarios y suscriptores, cuando comienzas a hablar de personalización, se ponen muy nerviosos. Quieren que los editores humanos les muestren las historias. Estamos muy comprometidos con la idea del juicio humano en el periodismo “.

Competir contra los periódicos gratuitos

Esta es un área difícil, dijo Thompson. “Si tienes una reputación de hacer buen periodismo y eras una marca de confianza, lo cual debes construirlo con un periodismo distintivo, creo que cualquier cosa que hagas obtendrá ese aura. Creo que el camino para un periódico que solo tiene noticias breves y genéricas es muy limitado, porque esas cosas están disponibles de forma gratuita en Internet “.

El webinar completo puede visualizarse (sólo para socios) en la sección privada de INMA. Un amplio resumen de la intervención de Thompson sí está disponible, en inglés, en la web.

¿Están las Universidades preparadas para formar a los periodistas del futuro?

dircomfidencial.com – Pablo Arjona – 21/01/2020

¿Están las Universidades preparadas para formar a los periodistas del futuro?

Cada año se gradúan en España unos 3.500 nuevos periodistas en la multitud de universidades que ofrecen ese título entre su oferta académica. La cifra de nuevos titulados en Periodismo se ha estabilizado entre 2015 y 2018. En ese último año (no hay datos de 2019) obtuvieron el graduado 3.419 alumnos, de los que la mayoría -2.170- son mujeres. Son datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), recogidos por el Informe Anual de la Profesión Periodística.

Desde el 2007 hasta el 2014, el número de graduados anuales no paró de crecer, hasta alcanzar ese último ejercicio los 3.914 titulados en Periodismo, cifra nunca antes registrada.

Este gran aumento se ha producido, entre otros factores, por el florecimiento de nuevos centros que ofertan Periodismo entre sus carreras universitarias.

Pero, curiosamente, coincide con la época de mayor destrucción de empleo que se recuerda en la profesión. Durante la crisis económica, más de 12.000 periodistas fueron despedidos de sus puestos de trabajo. Eso no impidió que cada vez más estudiantes eligieran Periodismo como carrera universitaria.

100.000 graduados en Periodismo

Desde que hay datos -a partir de 1975- el número de licenciados o graduados en Periodismo roza ya los 100.000 (exactamente 98.320).

La pregunta es: de esa cantidad de graduados, ¿cuántos están trabajando como periodistas actualmente?

Es imposible conocer la respuesta. No hay informes oficiales que ofrezcan ese dato. La cifra más aproximada a la que hay acceso la indica el citado Informe Anual de la Profesión Periodística, impulsado por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

Según este documento, los grandes medios de comunicación españoles emplean unos 27.000 trabajadores. De ahí, 7.500 estarían empleados en radio televisiones autonómicas, 6.700 en diarios, 6.300 en RTVE, 2.400 en televisiones privadas, 2.100 en radios privadas y 2.000 en editoras de revistas.

Es, por tanto una pequeña parte (un 25%) del número total de licenciados en Periodismo desde el año 1975. Es de suponer que parte de esos 73.000 titulados estén trabajando en medios digitales, otros en departamentos de comunicación y agencias y también hay un buen número en paro.

Sobre esto último, según datos extraídos del Ministerio de Trabajo, existen actualmente 6.691 personas censadas que solicitan como primera opción de trabajo el de periodismo. Es un 4,6% más que el año pasado, con lo que se rompe la racha positiva de cinco años consecutivos de descensos. Nuevamente, este es solo el dato oficial, así que la cifra de periodistas desempleados podría ser mucho mayor, ya sea por personas que han desistido de buscar trabajo o que no están inscritos en el Servicio de Empleo Público Estatal.

Pero de los 73.000 licenciados en Periodismo cuya ocupación actual no está controlada por los organismos oficiales es seguro que habrá una gran cantidad de ellos que han abandonado la profesión para la que se formaron y estén desempeñando otras funciones.

A priori, lo lógico es que ese número de profesionales “no controlados” aumente, ya que los grandes medios tradicionales están reduciendo sus plantillas y los recién graduados tienen que buscar otras salidas, más relacionadas con el entorno digital o la comunicación corporativa.

Ante este contexto, es pertinente abordar la cuestión de si las Universidades están formando a los matriculados en Periodismo para afrontar convenientemente los retos de la profesión; o siguen preparando alumnos para trabajar en unos medios de comunicación tradicionales con cada vez menos trabajadores.

Ángel Luis Rubio Moragas, vicedecano de Estudios y Calidad de la Facultad Ciencias de la Información de la Universidad Complutense (UCM), explica a este medio que están llevando a cabo un proyecto de nuevo mapa de titulaciones, implicando a todos los departamentos del centro, para renovar los tres grados que se imparten en la actualidad: Periodismo, Publicidad y RRPP y Comunicación Audiovisual; y desarrollar un nuevo grado, “atendiendo en todos los casos a la nueva realidad de las disciplinas y de su práctica profesional”.

Según el vicedecano, la renovación de los planes de estudios se está acometiendo “prestando especial atención a los nuevos formatos, las nuevas plataformas y los nuevos lenguajes que ha generado la revolución digital, sin perder de vista la importancia de las redes sociales en el nuevo panorama comunicativo y la reconversión de las redacciones por la que han apostado la mayoría de medios de comunicación”. 

Demarta (The New York Times) cree que el futuro del periodismo está en el modelo de suscripción por contenido de calidad

El vicepresidente global de publicidad de 'The New York Times', Jean Christophe Demarta
Foto: Majda Chaplain - YOUTUBE https://www.youtube.com/watch?v=zX7FwjayGJI

El vicepresidente global de publicidad de ‘The New York Times’, Jean Christophe Demarta, ha defendido este miércoles 16 de octubre que el futuro del periodismo no puede estar en la publicidad, sino en el modelo de suscripción de contenidos de calidad.

(EUROPA PRESS) El vicepresidente global de publicidad de ‘The New York Times’, Jean Christophe Demarta, ha defendido este miércoles 16 de octubre que el futuro del periodismo no puede estar en la publicidad, sino en el modelo de suscripción de contenidos de calidad.

Demarta se ha expresado así durante un encuentro organizado por la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom), en colaboración con Universidad CEU San Pablo, que ha cedido sus instalaciones de Madrid para acoger el evento, que ha sido conducido por Eduardo Bartolomé, vicepresidente de Dircom y director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Siemens.

En su intervención, Jean Christophe Demarta ha destacado que en 2019 la cabecera estadounidense cuenta con 4,7 millones de suscriptores de pago y con una audiencia global de 160 millones. En este contexto, el directivo de ‘The New York Times’ ha apuntado que el objetivo es alcanzar los 10 millones de abonados en el año 2025. Así, Demarta ha afirmado que es un «mito» que la publicidad digital, por sí sola, puede sostener el periodismo de calidad, y ha señalado que también fue un «mito conveniente» afirmar que Google y Facebook tenían la culpa de las dificultades de la industria. Asimismo, el directivo de ‘The New York Times’ ha apuntado que cualquier empresa de medios que no encuentre su propia solución de financiación digital y que ya no pueda reponer audiencia «no tiene un futuro a largo plazo».

También ha señalado que, entre las condiciones necesarias para el éxito, se encuentran el «compromiso y suscripciones». «En 2017, el mercado empezó a reconocer que un cambio de modelo económico para un medio de información basado en la suscripción de contenidos de calidad era necesario y que la información gratuita no tenía sentido», ha subrayado Demarta.

De esta forma, ha hecho hincapié en la importancia de la innovación tecnológica y ha abordado las posibilidades que ofrece el ‘branded content’ –contenidos vinculados a una marca–, cuyas claves son: mantenerse fiel a la promesa de marca, crear historias que se adapten a las plataformas; que sea interesante y visual; que las cosas se muevan, y la interacción. Por otro lado, Demarta ha incidido en que uno de los problemas que sufren el periodismo y los medios son las conocidas como ‘fake news’, contra las que el ‘The New York Times’ lucha a través de la verificación de datos. «Es muy difícil y complicado hablar de este tema. Incluso nosotros mismos, como medio, hemos sido calificados de ‘fake news'», ha reconocido.

En relación con ‘The New York Times’, Jean Christophe Demarta ha destacado que la cabecera cuenta con unos profesionales «increíbles», que hacen un duro y, a veces, peligroso trabajo para ofrecer las «mejores historias». Además, ha recordado que hay noticias e información en todo el mundo, pero no siempre es libre e independiente. «Los periódicos no morirán cuando lo hagan sus actuales lectores, pero hay que sumar jóvenes periodistas con visiones nuevas a las redacciones», ha zanjado el vicepresidente global de publicidad de ‘The New York Times’.

Por su parte, el vicepresidente de Dircom y director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Siemens, Eduardo Bartolomé, ha puesto de relieve que ‘The New York Times’ es «uno de los líderes mundiales de la industria de los medios de comunicación». El acto ha contado con más de un centenar de asistentes, entre directivos y estudiantes de periodismo de la propia universidad CEU San Pablo.

El presidente de la FAPE considera que el futuro del periodismo «está en el pago de los contenidos»

El presidente de la FAPE considera que el futuro del periodismo

El presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Nemesio Rodríguez, ha asegurado que «el todo gratis» del periodismo, «ha sido un gran perjuicio» para la profesión, y se ha mostrado convencido de que «el futuro está en el pago de los contenidos».

«Si uno esta produciendo algo que luego regala, el receptor tiende a considerar que eso no vale nada y eso nos ha restado prestigio y credibilidad a los periodistas», ha apuntado Rodríguez, para quien los editores «tienen que convencerse de que tienen que contratar a más periodistas porque sino los medios no serán capaces de que ese nuevo cambio de paradigma tenga éxito».

Rodríguez ha hecho estas declaraciones a los medios con motivo de su participación en el curso ‘Periodismo de verdad’ que se imparte esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

Para el presidente de la FAPE, «uno de los grandes retos» que se están produciendo en el periodismo es el «cambio» del mundo editorial en torno al «cobro de los contenidos» y el cómo «convencer» a la sociedad de pagar por este servicio. «Se acabó el todo gratis», ha aseverado.

En su opinión, otro de los «grandes riesgos de la sociedad», e incluso de la democracia, es la desinformación puesto que las noticias falsas «atacan valores democráticos» como la inmigración, la violencia de genero, la libertad o la democracia.

Para hacer frente a ese «riesgo», Rodríguez ha señalado que el «papel» de los periodistas es el de «verificar» y «contrastar» la información, mientras que el papel del lector es el de «no dar credibilidad».

Para ello, ha subrayado que «hay una labor de educación que tenemos que hacer» y se ha referido a la propuesta de FAPE al Ministerio de Educación para incluir una asignatura de periodismo en la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO). «Es lo único que puede llevar a la sociedad a distinguir lo que es información y lo que es desinformación»», ha apostillado.

En su opinión, el periodismo es una de las profesiones más afectadas por la crisis económica y ha considerado la «precariedad salarial y laboral» como la «asignatura pendiente» de la profesión.

En este sentido, ha destacado que los editores «tienen que empezar a reflexionar» y «mejorar las condiciones» pues, en las condiciones actuales «es imposible resistir las presiones» y hacer «periodismo independiente». «El mal fundamental de la precariedad es que pierde independencia y si pierdes independencia pierdes prestigio y credibilidad», ha matizado.

Asimismo, ha hecho alusión a las redes sociales como «aliado y enemigo» del periodista y ha prevenido ante profesionales que «no verifican la información» y «se dejan arrastrar» por la misma. «Nosotros no podemos cerrar las redes e impedir el libre acceso pero sí podemos ser mas serios a la hora de no dejarnos convencer por cualquier noticia y darla por buena», ha precisado.

En este contexto, ha valorado las plataformas de ‘factcheking’ como una «labor fundamental» que, sin embargo, muestran «el abandono de elementos fundamentales del periodismo» como ala verificación de los hechos y el contraste de las fuentes.

En cuanto a las buenas prácticas del periodismo actual, Rodríguez ha destacado «la labor de destapar la corrupción» así como la de dar a los ciudadanos información » que les permita ser más libres». «Una sociedad que basa sus decisiones en informaciones falsas es una sociedad sumisa y tenderá a equivocarse siempre», ha concluido.

El futuro de los medios pasará por internet si se cobra por los contenidos, aunque le queda vida al papel

Fuente: Fape.es | 24 julio, 2018

El futuro de los medios pasará por internet si se cobra por los contenidos, aunque le queda vida al papel

El vicepresidente primero de la FAPE, Aurelio Martín, ha hecho un repaso de la situación que afronta el periodismo en España durante su intervención en el curso de la Universidad de verano para intérpretes del Parlamento Europeo.

Los medios de comunicación españoles se mantienen en crisis y su futuro, aún incierto, podría pasar por internet siempre que se cobre por los contenidos, aunque el papel le queda vida siempre que impere la calidad.  Así lo ha afirmado el vicepresidente primero de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE)Aurelio Martín, en su intervención en el curso de la Universidad de Verano para Intérpretes de diversas entidades dependientes del Parlamento Europeo.  

En la sede de la Oficina del Parlamento Europeo en Madrid, Martín ha descrito un panorama un tanto oscuro debido a la reciente crisis económica, la adaptación de los medios al tsunami digital, la deriva bajista de la publicidad y de circulación, en el caso del papel, y el acaparamiento de la misma por parte de Google y Facebook, entre otros.

No es ajena a los problemas, a su juicio, la desinformación desbocada en redes sociales o  la práctica desaparición de los editores, lo que colocan a la industria de los medios en España y, en general en el mundo, con escasas excepciones, en una situación «en la que sobrevivir ya es un éxito”.  Y si la industria ha ido mal, ha añadido, “quienes han padecido las consecuencias han sido los 12.000 periodistas que han perdido su empleo en los últimos 10 años”.

En el transcurso del curso para traductores en español de las instituciones europeas, el vicepresidente de la FAPE ha explicado cómo la profesión está inmersa en una grave crisis de reestructuración y transformación interna, al igual que de credibilidad y de descrédito como consecuencia, entre otras causas, de la imparable digitalización a la que el sector se ha adaptado y sigue adaptándose a marchas forzadas y de la monumental humareda de desinformación (fake news) en la que vive la sociedad así como de la sobreinformación existente.

José Antonio Sánchez Martínez, coordinador de la Universidad de Verano para Intérpretes en la Oficina del Parlamento Europeo de Madrid (izquierda), junto al vicepresidente primero de la FAPE, Aurelio Martín
José Antonio Sánchez Martínez, coordinador de la Universidad de Verano para Intérpretes en la Oficina del Parlamento Europeo de Madrid (izquierda), junto al vicepresidente primero de la FAPE, Aurelio Martín

“Hay datos positivos, claro está, y medios de comunicación y profesionales responsables y confiables, pero tanto unos como otros, están enfrentados hoy y ahora, tanto en España como en todo el mundo, al decisivo reto de cómo financiar el periodismo”, ha dicho. Para Martín, en la solución de este reto serán básicos el compromiso con la ética y las buenas prácticas de editores y periodistas y el compromiso de la sociedad para formar unos medios de comunicación sólidos que refuercen la democracia, con una visión crítica para defenderse de las fuertes corrientes de bulos y falsedades en redes sociales.

Aurelio Martín ha señalado en su intervención al paro como el primer problema para la profesión, seguido por la precariedad laboral, las condiciones en que se trabaja y la independencia o las presiones que se reciben.

En su análisis del sector, ha abordado también cuestiones como el abultado número de periodistas que hay en España, con unos 6.000 nuevos graduados al año, entre periodismo y comunicación audiovisual; el papel de la mujer en las redacciones, figurando entre los salarios más bajos, y en los puestos directivos de los medios, donde son clara minoría; el aumento del número de autónomos, con una media de ingresos que no supera los 1.000 euros al mes; la desinformación (‘fake news’); y la actual situación de la prensa diaria, cuya difusión ha caído un 44% desde 2007.

Mientras, la facturación de la televisión sigue al alza, encabezada por la televisión de pago; ha vuelto a subir la inversión publicitaria en la radio, tras los años de la crisis; las revistas siguen descendiendo en ventas e ingresos publicitarios; y de los medios digitales, cuya expansión está alterando profundamente las formas de consumo de información en España, son pocos los que equilibran presupuesto u obtienen beneficios.

Ir a arriba