Nazha El Khalidi

La periodista saharaui Nazha El Khalidi denuncia torturas durante su juicio

Nazha El Khalidi

La periodista saharaui Nazha El Khalidi ha sido juzgada este 24 de junio de 2019 por el Tribunal de El Aaiún por grabar una manifestación. La sentencia se conocerá el próximo 8 de julio.  Se enfrenta a dos años de cárcel y una multa de 120 dirhams (11 euros) a 5000 dirhams (460 euros) acusada de “usurpación de la profesión” por no tener un título oficial.

El Khalidi denunció que había sido acusada debido a su trabajo periodístico y que sufrió torturas durante su detención en comisaría el 4 de diciembre de 2018. Entonces se le confiscó el teléfono móvil y no le fue devuelto y ha sido la base de la acusación.

Según declaró la informadora tras su detención: “la gente salió a la calle para manifestar su apoyo a la resolución del conflicto. Yo estaba grabando en la avenida Smara; no duré allí ni cuatro minutos cuando me detuvieron, me golpearon y me llevaron a la fuerza a un coche de policía. Estuve en comisaría horas, sufriendo malos tratos y bajo interrogación”.

La periodista saharaui, de 27 años, es miembro del colectivo Equipe Media y corresponsal de RASD TV, cubrió el 4 de diciembre de 2018 una manifestación convocada a raíz de la reanudación de negociaciones entre el Frente Polisario y Marruecos en Ginebra para resolver el conflicto en el Sahara.

Previamente al juicio, tres abogados españoles, de los que dos de ellos habían sido diputados regionales de las islas Baleares, José María Costa Serra (PSOE) y Miguel Ángel Jerez (PP), además de la canaria Inés Miranda, fueron deportados en el aeropuerto de El Aaiún tras llegar desde Las Palmas.

Su intención era ejercer de observadores en el proceso judicial, acreditados por el Consejo General de la Abogacía de España, pero las autoridades marroquíes no les permitieron asistir. Miranda había acudido a otros juicios y es la primera vez que es expulsada.

También mostraron su solidaridad con la periodista saharaui la sección española de Reporteros sin Fronteras (RSF) -que ha elaborado el informe ‘Sáhara Occidental, un desierto para el periodismo’-, Amnistía Internacional y diferentes ONG escandinavas.

Por otra parte, el martes 25 en Ginebra, Equipe Media presentará el informe ‘Una brecha en el muro’ y el cortometraje ‘Un agujero en el muro’ en el Consejo de Derechos Humanos. En sendos trabajos han colaborado la Asociación de Amigos de la RASD de Álava.

La FAPE reclama una sentencia justa e imparcial en el caso del periodista peruano Hugo Bustíos

La FAPE reclama una sentencia justa e imparcial en el caso del periodista peruano Hugo Bustíos

FAPE –  Madrid, 20 de febrero de 2019

La FAPE reclama una sentencia justa e imparcial en el caso del periodista peruano Hugo Bustíos

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) reclama una sentencia justa e imparcial al Tribunal Supremo Peruano en el caso del asesinato del periodista Hugo Bustíos Saavedra. Bustíos Saavedra fue asesinado por militares el 24 de noviembre de 1988, mientras desarrollaba su labor informativa en el marco del conflicto armado que asoló a Perú en las décadas de los 80 y 90 del siglo pasado y que tuvo su epicentro en Ayacucho.

La FAPE se solidariza con la familia del periodista asesinado y respalda los esfuerzos de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú para que este crimen no quede impune.

La Corte Suprema peruana decidirá en los próximos días sobre el recurso presentado por la familia de Bustíos contra la sentencia de la Sala Penal Nacional que absolvió, el 4 de octubre de 2018, al exministro del Interior, general Daniel Arresti, al que varios testigos directos implicaron en el crimen.

Desde la FAPE, como organización europea integrada en la Federación Internacional de Periodistas (FIP), seguimos el caso atentamente y esperamos que la Corte Suprema peruana tenga en cuenta en  su valoración del caso todas las pruebas y evidencias que se han presentado.

La impunidad que rodea a los asesinatos de periodistas en varios países del mundo supone una de las más graves vulneraciones de los derechos de información y de libertad de prensa, pilares fundamentales de toda democracia que se precie.