Facultad de Comunicación y Periodismo

¿Quién es periodista?

Facultad de Comunicación y Periodismo

Mientras en España estemos pagando con dinero público o privado estudios universitarios de periodismo y comunicación, periodista o profesional de la comunicación es aquella persona que estudia esa carrera, de lo contrario, que se cierren las facultades, se ahorre dinero y la profesión vuelva a ser oficio, como el viejo oficio de zapatero o de carpintero que se lo enseñaba el maestro al aprendiz en su tiendecita-taller. Por tanto, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) hace muy bien en exigir el título universitario en periodismo o comunicación audiovisual para considerar a alguien profesional de la comunicación.

Se trata de una medida que persigue dignificar esta profesión pero que en la práctica no servirá de mucho. Ya hemos visto la escasa importancia que a los títulos en comunicación le hacen en las administraciones públicas –con casos flagrantes de intrusismo- y mucho más en las empresas privadas que se supone que hacen con su dinero lo que les dé la gana, según expresión popular inoculada por esos negociantes que ignoran –a propósito- que por encima de su legítimo dinero están las constituciones y las declaraciones de derechos humanos.

Aunque la decisión de la FAPE no implica poder ejecutivo alguno en el mundo laboral, bien está que exista como primer paso para intentar que esta profesión vuelva a ser lo que fue, que el periodista y el profesional de la comunicación audiovisual gocen del respeto que merecen. Ahora bien, la FAPE está ligada a la Federación Internacional de Periodistas (FIP) donde son mucho más flexibles a la hora de conceder carnets profesionales, ¿cómo negar a un periodista al que le dan el carnet de la FIP el carnet de la FAPE? Supongo que esto estará previsto porque en el interior de las organizaciones profesionales hay unas tensiones y una politización vergonzosas que las desgastan para llevar a cabo una lucha común contra este descrédito que desde hace mucho padece el periodismo que es una de esas profesiones que cualquiera cree poder desarrollar y los ciudadanos, como bien dice la profesora de la Universidad de Zaragoza, Carmen Marta Lazo, informan pero no ejercen el periodismo. Porque por ese camino mañana voy y me compro un libro que se llame el médico en casa o medicina o derecho para todos y me convierto en médico o en abogado.

Para que toda esta recuperación del periodismo funcione tiene que ser el gobierno el primero en legislar sobre la profesión de forma clara, deberá llegar el día en el que un colegio de periodistas o una asociación de la prensa puedan apartar de la profesión a una persona por mentir o por desinformar que eso se hace todos los días en España. Por ejemplo, cuando usted recibe una noticia en la que ponen verde a alguien o a alguna institución y no le ofrecen el contraste con la persona o institución “atacada”, lo están desinformando y, por tanto, le están sirviendo una verdad a medias, la peor de las mentiras.