La BBC, condenada por pagar menos a una periodista por ser mujer

elpais.com – 10/01/2020

Ahmed, ante el Tribunal Laboral de Londres. Zuma
Ahmed, ante el Tribunal Laboral de Londres. Zuma

La periodista Samira Ahmed ha ganado este viernes su larga batalla judicial contra la BBC. Un tribunal londinense ha encontrado razones suficientes para respaldar su reclamación de que la televisión pública había discriminado a la presentadora del programa Newswatch. Ahmed acudió el año pasado a los tribunales para defender el valor de su trabajo frente al de otro compañero contratado por el ente público, Jeremy Vine, que presentaba un programa de contenido similar.

La diferencia de sus salarios, que en caso de Vine era de 3.600 euros por programa mientras que el de Ahmed era de unos 700 euros, radicaba, según la BBC, en la categoría asignada a cada espacio. Mientras el de la presentadora se consideraba un programa informativo, el de su compañero era englobado en el apartado de entretenimiento. Ambos tenían un contenido similar. Newswatch venía a ser una especie de «defensor del espectador» en el que se analizaba desde una perspectiva ética y profesional los contenidos informativos emitidos a lo largo de la semana. Points of View, presentado por Vine, recogía en un tono más informal las quejas y opiniones de los espectadores sobre todos los programas —series, concursos, etcétera— de la cadena.

«Jeremy Vine se limitaba a leer el guion desde el teleprompter [el cristal sobrepuesto a la cámara del que el presentador lee el texto]. Lo leía en el tono en el que estaba escrito. Si se le decía que hiciera un movimiento de ojos, lo hacía. No se requiere una habilidad especial ni una experiencia concreta para hacer eso», han dictaminado los jueces, en respuesta a los argumentos de la BBC, que aseguraba que era necesario que el programa de entretenimiento contara con un presentador con talento y carisma, y que eso tenía un coste.

El tribunal, sin embargo, no se ha pronunciado sobre la demanda concreta de Ahmed, que reclamaba compensación por casi 900.000 euros, pero ha dejado claro que su trabajo era equivalente al de Vine según la Ley de Igualdad de 2010. La corporación, han dicho los jueces, «no ha demostrado ningún factor material que justificara la diferencia en el pago distinto a la propia discriminación por motivos de sexo alegada por la demandante».

Varios presentadores de la BBC se han volcado en las redes sociales en apoyo de Ahmed. «No puedo estar más orgullosa de ti», ha escrito Carrie Gracie, que dimitió de su puesto hace dos años por las mismas razones de discriminación salarial. «Respecto a los jefes de la BBC, es hora de dejar de atrincherarse», ha añadido. Hasta la novelista Margaret Atwood, la célebre autora de El cuento de la criada y recientemente ganadora del premio Booker, se ha solidarizado con la periodista.

La cadena tiene la posibilidad de recurrir el veredicto, pero todavía no ha anunciado su decisión. En el caso de no hacerlo, se enfrenta a pagos millonarios ante la casi segura posibilidad de que se presenten nuevas demandas por parte de las trabajadoras de la corporación.

El Consejo de Europa pide investigar ataques a periodistas en manifestaciones catalanas

Imagen: Fotomovimiento Flickr.com - Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Generic (CC BY-NC-ND 2.0)
Imagen: Fotomovimiento Flickr.com - Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Generic (CC BY-NC-ND 2.0)

17 oct (EFE).- La plataforma del Consejo de Europa que promueve la protección y seguridad de los periodistas lanzó este jueves una alerta en la que pide que se investiguen los once ataques policiales sufridos por informadores en manifestaciones celebradas en Cataluña tras la sentencia del «procès».

La organización paneuropea se hace eco de la denuncia de la Federación Europea de Periodistas, la Federación Internacional de Periodistas y de la asociación por la libertad de expresión e información Artículo 19.

También recogen el caso de Eudald Martínez (RAC1), única víctima «que no fue atacada por agentes de policía», herido por una piedra lanzada por manifestantes. La mayoría de los incidentes se registraron en los alrededores del aeropuerto de Barcelona-El Prat.

Según la alerta, los periodistas estaban claramente identificados y «fueron objeto de las violencias policiales» el pasado 14 de octubre, día en que se conoció la sentencia. Añade que once de las doce agresiones fueron perpetradas por agentes de la Policía Nacional o de los Mossos d’Esquadra.

Se trata de Elise Gazengel (Ctxt), Pol Pareja (El Diario), Jordi Mumbrú (Ara), Albert Salamé y Oriol Izquierdo (VilaWeb), Joan Giralt, Freddy Davies y Núria Gebellí (La Directa), Pau Venteo (Catalunya Radio), Victor Asensio (Elprat TV). Aparte del ya citado informador de RAC1, hay un fotoperiodista «que ha preferido mantener su anonimato».

La alerta recoge la exigencia de una investigación que depure responsabilidades de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FESP), el Sindicato de Periodistas de Catalunya (SPC) y los profesionales miembros de FSC-CCOO.

La solicitud se ha enviado al consejero de Interior de la Generalitat Miquel Buch y al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. En el último mes, la plataforma del Consejo de Europa ha lanzado dos alertas a España por agresiones sufridas por profesionales en manifestaciones celebradas en Barcelona.

La primera por el ataque a la periodista de Telecinco Laila Jiménez, durante la manifestación por el segundo aniversario del 1-O, y la segunda porque personas «intimidaron y atacaron a periodistas de TVE y Antena3 frente al Parlamento catalán» en la Diada de Cataluña.

A estas tres alertas lanzadas en 2019 hay que sumarle una cuarta por el cierre de la emisora de radio del ayuntamiento de Madrid M21. La plataforma confía en recibir una respuesta del Gobierno español sobre las alertas lanzadas. EFE

La FAPE reclama garantías para el ejercicio del Periodismo en Cataluña

La FAPE reclama garantías para el ejercicio del Periodismo en Cataluña
Imagen de Archivo Mossos de Esquadra en Barcelona. Wiki commons

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) reclama a los poderes públicos garantías para el ejercicio del periodismo en Cataluña ante las agresiones a los periodistas que se vienen registrando en las últimas semanas.

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) reclama a los poderes públicos garantías para el ejercicio del periodismo en Cataluña ante las agresiones a los periodistas que se vienen registrando en las últimas semanas.

Los poderes públicos, tanto estatales como autonómicos, tienen la obligación de garantizar el ejercicio del periodismo como elemento fundamental de los derechos constitucionales a la libertad de expresión y de información, pilares fundamentales de las democracias.

La FAPE ha condenado en las últimas semanas las agresiones a periodistas por parte de manifestantes independentistas y las efectuadas por la Policía el pasado día 14.

Ante estos hechos, la FAPE insta a las autoridades competentes a que investiguen las agresiones y tomen medidas que protejan la labor de los periodistas, imprescindible para que los ciudadanos puedan formarse libremente su propia opinión.

Tratar de coartar la labor de los periodistas solo beneficia a quienes quieren actuar impunemente e imponer sus propuestas políticas por la fuerza.

Los que protagonizan o promueven las agresiones a periodistas buscan imponer un velo de silencio sobre la información, objetivo que es inaceptable en un sistema democrático como el nuestro.

La FAPE asume y respalda el comunicado de su afiliada de Cataluña, el Grupo de Periodistas Pi i Margall, en el que señala que “cualquier ataque a la labor de los periodistas es condenable, no solo en cuanto se obstaculiza la labor de unos profesionales, sino porque también se atenta contra los derechos fundamentales de los ciudadanos».

La FAPE también comparte el comunicado de las federaciones Internacional y Europea de Periodista, de las que es miembro, en el que solicitan que se investiguen todas las agresiones y se depuren las pertinentes responsabilidades.

La PDLI pide explicaciones a Interior y a los Mossos por las agresiones a periodistas.

La PDLI pide explicaciones a Interior y a los Mossos por las agresiones a periodistas

La PDLI pide explicaciones a Interior y a los Mossos por las agresiones a periodistas. La Plataforma en Defensa de la Libertad de Información exige que se «pongan los medios necesarios» para que las agresiones registradas durante las protestas desatadas por la sentencia del ‘procés’ «no vuelvan a ocurrir». ​

La Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) ha denunciado las agresiones a periodistas por parte de las fuerzas de seguridad durante las protestas por la sentencia del procés. La PDLI ha pedido explicaciones al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y al director general de los Mossos d’Esquadra, Pere Ferrer, y les ha exigido que «pongan los medios necesarios para que estas agresiones no vuelvan a ocurrir».

La PDLI contabiliza al menos cinco agresiones a periodistas mientras informaban de las protestas en el aeropuerto de El Prat (Barcelona). Son Pol Pareja de eldiario.es; Elise Gazengel de CTXT; Jordi Mumbrú de Ara; Joan Giralt de La Directa; y Albert Salamé de VilaWeb. En tanto, el periodista de Rac1 Eudald Martínez, también herido en las protestas, ha aclarado que la causa fue un objeto lanzado por los manifestantes.

La PDLI ha trasladado a organizaciones internacionales de defensa de la libertad de prensa estas agresiones. «Garantizar la seguridad de los periodistas y el derecho a la información es una obligación de los poderes públicos en cualquier circunstancia», ha recordado la Plataforma. 

Por su parte, el Grupo de Periodistas Pi i Margall también ha denunciado las agresiones. «Cualquier ataque a la labor de los periodistas es condenable, no solo en cuanto se obstaculiza la labor de unos profesionales, sino porque también se atenta contra los derechos fundamentales de los ciudadanos», asevera el grupo de periodistas catalanes, que exigen al Gobierno y a la Generalitat que «velen» para que los periodistas puedan informar «con todas las garantías».

Lamenta tanto que los ataques sufridos por los periodistas sean de manifestantes independentistas como de las Fuerzas de Seguridad. Asimismo, exige a la Policía que respete a los profesionales de la comunicación que están identificados durante las cargas, «y no golpearles».

La periodista marroquí presa por abortar ha sido condenada a un año de cárcel

La periodista marroquí presa por abortar ha sido condenada a un año de cárcel
Una concentración frente a los juzgados en Rabat el pasado 9 de septiembre para protestar por la detención de la periodista Hajar Raissouni. Mosa'ab Elshamy (AP)

El Tribunal de Primera Instancia de Rabat condenó este lunes a la periodista marroquí Hajar Raisuni, de 28 años -igual que a su pareja- a un año de cárcel, acusada de someterse a una operación de aborto ilegal y de practicar el sexo fuera del matrimonio. El médico que le practicó la operación también ha sido castigado a una pena de prisión -dos años- y otros dos de inhabilitación profesional, y el anestesista y la secretaria de la clínica a un año de libertad condicional y ocho meses respectivamente.

Raisuni fue detenida en Rabat el sábado 31 de agosto, cuando acababa de salir junto a su pareja de una clínica ginecológica en Rabat. La policía marroquí sostiene que ya venía vigilando ese centro porque tenía informaciones de que allí se practicaban abortos ilegales. Los familiares próximos de Raisuni opinan, sin embargo, que hay una intención política en la detención de la periodista.

Raisuni trabaja para el diario Ajbar al Yaum, cuyo director y propietario, Taufic Buachrín, se encuentra preso desde 2018 y condenado a 12 años de cárcel por varios delitos de índole sexual, como violación y tráfico de seres humanos. Esta publicación es una de las más críticas con el Estado. Además, la reportera es sobrina de Hamed Raisuni, presidente de la Unión Mundial de Ulemas, y de Suleimán Raisuni, el columnista estrella del diario Ajbar al Yaum, de ideología izquierdista y también muy crítico con el Estado.

El encarcelamiento de Raisuni ha despertado una ola de solidaridad en las redes sociales y ha tenido una gran resonancia en el extranjero. La cineasta Sonia Terrab y la escritora Leila Slimani redactaron la semana pasada un escrito refrendado por 490 mujeres y hombres marroquíes en el que denunciaban la hipocresía moral y sexual del país y se declaran “fuera de la ley”.

“Nosotros, ciudadanas y ciudadanos marroquíes”, señala la tribuna publicada en un primer momento por Le Monde y después por EL PAÍS, “nos declaramos fuera de la ley. Violamos leyes injustas, obsoletas, que no tienen ninguna razón de ser. Nosotros hemos tenido relaciones sexuales fuera del matrimonio, hemos sufrido, practicado o sido cómplices de un aborto. Hemos aprendido a fingir, a simular. ¿Durante cuánto tiempo hemos de seguir así?”.

No es casual que el número de personas que inicialmente firmaron la tribuna fuese el de 490. Ese es el artículo del Código Penal que contempla penas de un año de prisión para quienes mantengan relaciones sexuales fuera del matrimonio. El 491 prevé dos años para los casados que cometan adulterio. El 489 contempla tres años para quienes cometan “actos impúdicos” o “contra natura” con personas del mismo sexo. El 454 fija hasta dos años de cárcel para las mujeres que aborten (artículo 454). Y a los médicos que practiquen la operación pueden costarles hasta 10 años de cárcel.

Mientras varios analistas han expresado públicamente su indignación ante el encarcelamiento de Raisuni la mayoría de los dirigentes de los principales partidos políticos no se han pronunciado sobre el asunto.

El colectivo de 490 mujeres y hombres marroquíes emitió este lunes por la noche un comunicado en el que expresan su «tristeza, cólera e inquietud», tras conocer las sentencias de cárcel. «Tristeza por esas vidas rotas (…), por todos los ciudadanos que creen en la libertad de disponer de sus cuerpos, por todas las mujeres que viven la situación desesperada de querer abortar y que a partir de esta tarde tendrán más miedo que nunca. (…) Cólera ante la situación de hipocresía generalizada, pues la ley que prohíbe las relaciones fuera del matrimonio es inaplicable y su aplicación solo responde a la lógica de la arbitrariedad. (…). Finalmente, sentimos inquietud porque [la sentencia] envía a nuestra juventud y a todos los ciudadanos un mensaje bien sombrío sobre el estado de nuestras libertades individuales».

El escrito concluye: «Todas y todos, fuera de la ley hasta que la ley cambie».

La FAPE reclama una sentencia justa e imparcial en el caso del periodista peruano Hugo Bustíos

FAPE –  Madrid, 20 de febrero de 2019

La FAPE reclama una sentencia justa e imparcial en el caso del periodista peruano Hugo Bustíos

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) reclama una sentencia justa e imparcial al Tribunal Supremo Peruano en el caso del asesinato del periodista Hugo Bustíos Saavedra. Bustíos Saavedra fue asesinado por militares el 24 de noviembre de 1988, mientras desarrollaba su labor informativa en el marco del conflicto armado que asoló a Perú en las décadas de los 80 y 90 del siglo pasado y que tuvo su epicentro en Ayacucho.

La FAPE se solidariza con la familia del periodista asesinado y respalda los esfuerzos de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú para que este crimen no quede impune.

La Corte Suprema peruana decidirá en los próximos días sobre el recurso presentado por la familia de Bustíos contra la sentencia de la Sala Penal Nacional que absolvió, el 4 de octubre de 2018, al exministro del Interior, general Daniel Arresti, al que varios testigos directos implicaron en el crimen.

Desde la FAPE, como organización europea integrada en la Federación Internacional de Periodistas (FIP), seguimos el caso atentamente y esperamos que la Corte Suprema peruana tenga en cuenta en  su valoración del caso todas las pruebas y evidencias que se han presentado.

La impunidad que rodea a los asesinatos de periodistas en varios países del mundo supone una de las más graves vulneraciones de los derechos de información y de libertad de prensa, pilares fundamentales de toda democracia que se precie.

Ir a arriba