La FAPE rechaza cualquier intento de modificar el derecho a la libertad de información

La FAPE rechaza cualquier intento de modificar el derecho a la libertad de información

FAPE – MADRID, 28 DE SEPTIEMBRE DE 2018.  

La FAPE rechaza cualquier intento de modificar el derecho a la libertad de información
La FAPE rechaza cualquier intento de modificar el derecho a la libertad de información

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) rechaza cualquier intento de modificar el derecho a la libertad de expresión e información, tal y como lo recoge el artículo 20 de la Constitución, como ha anunciado la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, partidaria de que se revise la legislación sobre este asunto en la Unión Europea (UE).

La FAPE recuerda el derecho constitucional a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusióny, en caso de que esto no se produzca, se rige por la autorregulación de la profesión, a través de la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología, y por la legislación vigente.

En definitiva, los periodistas no estamos exentos de la ley y estamos obligados a respetar los derechos de los demás, sobre todo los relacionados con el respeto al honor, la intimidad, la propia imagen y la presunción de inocencia. También reconocemos nuestra obligación a difundir informaciones veraces, verificadas y diligentemente contrastadas, y debemos dar oportunidad a quien esté afectado por una información a que dé su versión de los hechos. Y, por supuesto, respetar y cumplir su derecho de rectificación.

Hay que subrayar que cada vez que los Gobiernos tratan de regular la libertad de expresión es para limitarla, recordando que la UE renunció a legislar sobre las “fake news” precisamente por el riesgo de limitar la libertad de expresión. Las “fake news”  se combaten con periodismo que se ciña a los códigos éticos y con planes de educación escolar. De ahí que la FAPE haya propuesto que se imparta una asignatura de Periodismo en la ESO con dicho propósito educativo.

Fotografía: No se pueden publicar imágenes en Internet sin permiso del autor

Fotografía: No se pueden publicar imágenes en Internet sin permiso del autor

Periodistas en español.com,  Ana De Luis Otero, 19/09/2018

Fotografía: No se pueden publicar imágenes en Internet sin permiso del autor
Fotografía: No se pueden publicar imágenes en Internet sin permiso del autor

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha considerado que no es posible publicar imágenes de libre acceso que están en Internet sin permiso de su autor.

Con independencia de las excepciones que se establecen en la directiva europea sobre Derechos de Autor, debe considerarse que toda utilización de una obra por parte de un tercero, sin el consentimiento previo de su autor, vulnera los derechos de este, añaden.

Todo ha partido de la denuncia del fotógrafo alemán, Dirk Renckhoff, que autorizó a una web de viajes a publicar una de sus imágenes que posteriormente se descargó una alumna de un centro de secundaria del Estado Federal de Renania. El autor prohibió expresamente la publicación de la misma y pidió 400 euros de indemnización por daños y perjucios dado que solamente había una autorización firmada por él, no dos. De ahí que el tribunal supremo de lo civil de Alemania solicitara al TJUE que interpretara dicha demanda.

El tribunal europeo ha sido claro y define que “la utilización de imágenes debe alcanzar un elevado nivel de protección en favor de los autores, que les permita recibir una compensación adecuada por la utilización de sus obras, en particular con motivo de su comunicación al público“.

Asimismo aclaran que la publicación de un enlace sin la autorización del autor sí es correcto porque permite el buen funcionamiento de Internet. En España muchos medios de comunicación online descargan imágenes sin citar el nombre del autor y sin haberle pedido autorización alguna. Para ello, la Federación de Sindicatos de Periodistas reclaman una mejor protección en la ley de derechos de autor tanto de periodistas como de fotoperiodistas para que se evite la utilización ilegal de sus publicaciones.

La nueva directiva de derechos de autor obligará a estas empresas a pagar por los contenidos que difunden - Reuters

Los periodistas europeos se unen contra Google y Facebook

Fuente: ABC Sociedad – 30/08/2018

La nueva directiva de derechos de autor obligará a estas empresas a pagar por los contenidos que difunden - Reuters
La nueva directiva de derechos de autor obligará a estas empresas a pagar por los contenidos que difunden - Reuters

El Parlamento Europeo decide el próximo mes de septiembre si las tecnológicas deberán pargar por los contenidos que difunden.

Más de un centenar de periodistas europeos apoyan la campaña que la agencia de noticias «Agence France-Presse» (AFP) ha impulsado para que, el próximo 12 de septiembre, el Parlamento Europeo apruebe que empresas como Google, Facebook o Youtube paguen por los contenidos que distribuyen.

La medida está incluida en una nueva versión de la directiva de derechos de autor que, de ser aceptada, supondría la actualización de la aprobada en mayo de 2001. La propuesta, que ya fue rechazada por el Parlamento el pasado mes de julio, volverá a someterse a votación.

La nueva versión resulta crucial para los medios de comunicación ya que de ser aprobada, en su Artículo 11 obligaría a los gigantes tecnológicos a pagar por los contenidos que después distribuyen en sus plataformas. Estas empresas, en la actualidad, adquieren el material informativo de manera gratuita, un material del que se lucran sin tener que pagar a las fuentes de la que obtienen los contenidos informativos.

Para promover la aprobación de la propuesta, la AFP lidera un movimiento al que ya se han unido más de una veintena de medios de comunicación y más de un centenar de prestigiosos periodistas de 27 países de la Unión Europea.

El manifiesto completo

Llamamos a los eurodiputados a rechazar cualquier intento de suprimir el Artículo 11 de la Directiva sobre Derechos de Autor propuesta por la Comisión Europea.

El Artículo 11 es un salvavidas para la prensa independiente en Europa. Daría a los editores la propiedad de su trabajo en línea, en un momento en que las plataformas en línea explotan su trabajo gratuitamente, monetizándolo para generar ingresos publicitarios en Silicon Valley.

Sin el derecho que el Artículo 11 consagraría, los periodistas europeos continuarían en último término trabajando gratis para los gigantes tecnológicos: sin visibilidad, sin reconocimiento y sin dinero.

En la era de las noticias falsas y de los ataques a los valores democráticos y las instituciones, Europa no puede permitirse empobrecer a sus redacciones ni amordazar a su prensa libre.

Legisladores de la UE: ¡sigan adelante con su reforma de los derechos de autor y mantengan el Artículo 11

En España, profesionales de la Agencia EFE, El País, El Mundo y esta casa, ABC, se han sumado a la iniciativa. Asimismo, Sammy Ketz, responsable de la oficina de Bagdad de AFP, ha escrito una tribuna en la que reivindica la importancia de la aprobación del proyecto para los periodistas europeos.

«Debemos dejar de creer la mentira difundida por Google y Facebook de que esta directiva amenaza la gratuidad de Internet», explica Ketz en el texto. El periodista disecciona la situación, explicando que, ya que actualmente los gigantes tecnológicos obtienen gratuitamente contenidos producidos por los medios, estos «acumulan ingresos» a su costa.

A costa de los periodistas

Sammy Ketz aporta unos datos esclarecedores en su tribuna. «Facebook registró un beneficio en 2017 de 16.000 millones de dólares. Google atesoró otros 12.700 millones de dólares. Solo hace falta que, simplemente, paguen su parte», escribe el periodista.

De esta manera, los medios de comunicación recibirían una retribución por el trabajo que realizan y ahora dan gratis y, tal como dice Ketz, las grandes plataformas online «participarán en el pluralismo y en la libertad de prensa a las que se declaran tan apegados». El manifiesto emitido por la AFP resume la situación en tan solo una frase: «Sin el derecho que el Artículo 11 consagraría, los periodistas europeos continuarían trabajando gratis para los gigantes tecnológicos: sin visibilidad, sin reconocimiento y sin dinero».