Reporteros Sin Fronteras exige a Arabia Saudí la liberación de 30 periodistas

Periodistas indonesios protestan enfrente de la embajada de Arabia Saudí en Yakarta por la muerte de Khashoggi, en octubre de 2018. Dasril Roszandi (Getty Images)
Periodistas indonesios protestan enfrente de la embajada de Arabia Saudí en Yakarta por la muerte de Khashoggi, en octubre de 2018. Dasril Roszandi (Getty Images)

Reporteros sin Fronteras (RSF) ha desvelado la visita discreta que cuatro de sus directivos realizaron el pasado mes de abril a Arabia Saudí para reclamar la libertad de treinta periodistas encarcelados en aquel país. No fue una decisión fácil, han explicado en Londres varios miembros de esa comitiva a EL PAÍS. Eran muy conscientes de que el régimen saudí podría utilizar con intenciones propagandísticas las reuniones mantenidas, como muestra de una presunta apertura de sus autoridades.

«Decidimos que debíamos dar un paso más, y que no bastaba con las campañas de denuncia frente a la embajada. Cualquier intento por ayudar a los periodistas encarcelados merecía la pena», defiende Christopher Deloire, secretario general de RSF.

El brutal asesinato del periodista Jamal Khasoggi, en octubre de 2018 en el consulado saudí de Estambul, provocó una crisis sin precedentes y fue una grave amenaza a la ya reducida libertad de expresión en el Golfo Pérsico. RSF solicitó, con escasas esperanzas, una reunión con las autoridades saudíes y meses después, para su sorpresa, recibieron el visto bueno. El propio Deloire, junto a la directora de la oficina de RSF en el Reino Unido, Rebecca Vincent, al director de RSF Alemania, Christian Mihr y el expresidente de RSF Suiza, Jonathan Lundqvist, pudieron entablar conversación durante horas con una delegación saudí. En ella estaban incluidos el secretario de Estado para Asuntos Exteriores, Adel Al Jubeir; el ministro para los Medios, Turki Al-Shabanah; el ministro de Justicia, Waleed Bin Muhammad Al-Samaani y el Fiscal General, Saud Al-Mojeb.

Ante la posibilidad de que el Gobierno saudí estudiara posibles indultos por la festividad del Ramadán, RSF decidió mantener el secreto del encuentro durante un tiempo prudencial. Excluida la posibilidad de esos perdones, ha decidido sacar a la luz su esfuerzo durante la Conferencia Internacional para la Libertad de Prensa, que se celebra esta semana en Londres.

«El asesinato de Jamal Khasoggi produjo un inmenso daño a la imagen internacional de Arabia Saudí, y llevó hasta su nivel más bajo a un país que ya tiene uno de los peores historiales del mundo en materia de libertad de prensa. Es exigible que el Gobierno saudí ofrezca una firme señal política de enmienda para reparar el daño, y creemos que solo puede realizarse a través, entre otras medidas, de la liberación de todos los periodistas encarcelados en el país», ha dicho Deloire.

El fotoperiodista egipcio Mahmud Abu Zeid ‘Shawkan’ por fin está en libertad

Por Jesús Cabaleiro Larrán – periodistas-es.com – 04/03/2019

El fotoperiodista egipcio Shawkan por fin está en libertad

El fotoperiodista egipcio Mahmud Abu Zeid, conocido como ‘Shawkan’, ya es libre tras haber vivido un calvario de más de cinco años y medio. Fue finalmente puesto en libertad este lunes 4 de marzo tras haber cumplido con creces la condena impuesta. El abogado Taher Abu al Naser confirmó su puesta en libertad que tuvo lugar a primera hora de la mañana, las 06:00 hora local de la comisaría de Policía de Al Haram, situada en Guiza, cerca de El Cairo.

A la salida de la comisaría fueron a recogerle su padre y hermano. Esa imagen fue difundida por una red social con el mensaje: “¡Bienvenido, asfalto! … Shawkan es libre”.

Desde el pasado 17 de febrero, Shawkan se encontraba en la comisaría de Al Haram para firmar su libertad, pero “estaba esperando el permiso de la Seguridad Nacional”, indicó el abogado, que desconoce más detalles sobre el retraso del procedimiento.

En sus primeras declaraciones públicas tras ser puesto en libertad manifestó que toca mirar hacia adelante y no pensar en lo sucedido, que le ha reportado graves problemas de salud. “Tengo que mirar hacia adelante y seguir mi camino” sentenció.

Shawkan, de 31 años, se convirtió en todo este tiempo en un símbolo de la defensa de la libertad de expresión en el mundo y especialmente en su país. Durante su largo cautiverio fue galardonado con el premio de libertad de prensa de la Unesco. Además, la sección de fotógrafos del Sindicato de Periodistas de Egipto le otorgó el premio anual 2017 y el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, siglas en inglés) le concedió el premio internacional por la libertad de prensa en 2016.

Shawkan fue detenido el 14 de agosto de 2013 mientras fotografiaba la matanza de la plaza de Rabaa al Adawiya, en la que se encontraban miles de seguidores del expresidente Mohamed Mursi, derrocado previamente por los militares el 3 de julio de 2013.

A pesar de que solo estaba cubriendo el desalojo violento fue incluido en la macrocausa junto a dirigentes islamistas y participantes en la acampada de protesta. Fue acusado de nueve cargos, que incluían “el asesinato, el intento de asesinato, la pertenencia a un grupo ilegalizado”, -en alusión a los Hermanos Musulmanes- así como “la participación en una manifestación ilegal y la posesión de armas”.

Aunque fue sentenciado el 8 de septiembre de 2018 a cinco años de prisión, su condena se alargó seis meses debido a que debía pagar supuestamente una multa por “destruir propiedades públicas y privadas”.

A pesar de encontrarse ya fuera de la cárcel, su abogado explicó que debe estar otros cinco años “de vigilancia”, lo que significa que durante ese periodo de tiempo debe acudir a la comisaría donde permanecerá doce horas, desde las seis de la tarde hasta las seis de la mañana, aunque esos horarios pueden ser modificados por el Ministerio del Interior, precisó.

El fotógrafo egipcio ha trabajado para el diario egipcio Akhbar el Youm, colaborando con las agencias Corbis y Demotix de Londres y sus fotografías habían aparecido en medios como The SunTime MagazineBild o Die Zeit.

La fuerte presión internacional, tanto de distintos colectivos como Reporteros sin Fronteras –estaba apadrinado por varios periodistas españoles- o Amnistía Internacional y otras organizaciones de derechos humanos y de prensa, así como de numerosas personas a título individual, en Egipto y en el resto del mundo, no ha cejado en ningún momento desde que entró en prisión.

Así, el grupo de trabajo de detenciones arbitrarias de Naciones Unidas consideró su detención como arbitraria, en una declaración en octubre de 2016.

RSF pide la liberación de 28 periodistas saudíes tras la muerte de Khashoggi

14ymedio.com – París | Octubre 30, 2018

Jamal Khashoggi fue asesinado presumiblemente por la monarquía absolutista de su país. (EFE)
Jamal Khashoggi fue asesinado presumiblemente por la monarquía absolutista de su país. (EFE)

Entre los veintiocho detenidos, RSF recuerda los casos de Raif Badawi, condenado a diez años de prisión en 2012 y a mil latigazos por «insultar al Islam»

(EFE).- Reporteros Sin Fronteras (RSF) denunció este martes el «encarcelamiento arbitrario» de veintiocho periodistas en Arabia Saudí, para los que pidió la «liberación inmediata y sin condiciones«, e inició una campaña de recogida de firmas para que se ponga fin a las «prácticas salvajes» del régimen de Riad.

En una misiva dirigida al príncipe heredero saudí Mohamed Bin Salmán publicada en la página web de la organización defensora de la libertad de prensa, se acusa a este de haber «multiplicado por dos el encarcelamiento» de periodistas y blogueros «a favor de las purgas«, desde que fue designado en 2017.

«¡Al menos 28 periodistas y blogueros se encuentran actualmente detrás de sus barrotes! Debe arrojar luz sobre el asesinato de [Jamal] Khashoggi y poner fin a estas prácticas de otra época«, subraya la petición, que aspira a alcanzar las 30.000 firmas.

RSF denuncia las detenciones arbitrarias, latigazos, torturas, secuestros y asesinatos, en cuya cúspide se sitúa ahora la muerte en el consulado saudí en Estambul de Jamal Khashoggi, el 2 de octubre.

Riad asegura que lleva a cabo una investigación «completa y transparente«, tras reconocer que el asesinato de este periodista disidente, exiliado y crítico fue premeditado.

El próximo 1 de noviembre, la Torre Eiffel apagará sus luces durante un minuto a petición de la organización, con sede en Francia, para protestar contra la impunidad de los delitos contra periodistas

La muerte del informador «muestra que el régimen no duda ante ningún método para callar a los periodistas que osan ejercer su derecho a la libertad de información y opinión en el país«, añade.

Entre los veintiocho detenidos, RSF recuerda los casos de Raif Badawi, condenado a diez años de prisión en 2012 y a mil latigazos por «insultar al islam»; el intelectual religioso y bloguero Salman al Awdah, sentenciado a muerte en septiembre de 2018, o la activista feminista Eman al Nafjan, en prisión desde mayo pasado.

Además, el próximo 1 de noviembre, la Torre Eiffel apagará sus luces durante un minuto a petición de la organización, con sede en Francia, para protestar contra la impunidad de los delitos contra periodistas.

Una antigua colega de Khashoggi, Fabiola Badawi, participará en el acto, en el que colabora el Ayuntamiento de París, y también estarán presentes Andrew Caruana, hijo de la periodista maltesa asesinada en octubre de 2017 Daphne Caruana Galizia, y el secretario general de RSF, Christophe Deloire.

Ir a arriba